Dark y la filosofía

OPINIÓN. La idea de este artículo no es analizar la trama ni explicarla, si no más bien pensar un poco la filosofía alemana que se esconde -aunque no tanto- detrás del guion.

En los últimos años, Netflix se ha caracterizado por seguir una estrategia que consiste en la creciente generación de series y películas propias, ampliamente segmentadas a cada público, resultando en una apabullante cantidad de contenido original, que probablemente nunca lleguemos a disfrutar. Luego de establecerse como una plataforma exitosa a nivel mundial, la nueva apuesta fue financiar producciones originales en distintos países. Así es como llegamos a esta joyita alemana llamada Dark.

La propuesta en principio no es muy distinta al resto de las series de Netflix, un pueblo alejado del mundo, abandonado a su suerte, habitantes que esconden mas de lo que pensamos y una presencia extraña en las afueras. Vamos, podríamos estar hablando de una Stranger Things alemana. Pero una vez que avanzamos en la trama, se nos develan nuevos misterios, observamos una fotografía excelente y diálogos inteligentes, en otras palabras, un guion y producción que parecerían estar más trabajados que de costumbre.

La idea de este artículo no es analizar la trama ni explicarla, si no más bien pensar un poco la filosofía alemana que se esconde -aunque no tanto- detrás del guion. Incontables referencias sobre la historia, el tiempo, la vida, la verdad, el conocimiento, el futuro, entre tantas otras, al mismo tiempo que transcurre un drama enredado de conflictos familiares, extrañas muertes, suspenso constante y viajes en el tiempo. Una serie en la cual es imposible distraerse.
¿Qué más pedir?

Antes de empezar, recomiendo haber visto la serie. No es necesario haberla visto toda, ya que no entraremos en spoilers de la trama, pero sin dudas aportaría tener una idea general de lo que sucede en la serie.

En la última temporada de Dark nos vuelan la cabeza con la frase Lo que sabemos es una gota, lo que desconocemos es un océano, aunque su autor original es otro, que ya veremos. Sin embargo, Jonas, nuestro personaje principal, descubre el verdadero significado luego de transitar toda su vida como viajero en el tiempo.

Pero… ¿qué hay de la amplia filosofía detrás de esa frase? Qué mejor que empezar a pensarlo con Immanuel Kant (1724-1804).

Kant fue el filósofo alemán que revolucionó la manera que tenemos de conocer. ¿Qué nos dice? Que es imposible que conozcamos todo. Sólo podemos conocer aquello que nuestros sentidos nos permitan y luego adecuamos la realidad a nuestro limitado entendimiento. Por lo tanto, puede haber cosas por fuera de lo que perciben nuestros sentidos, que jamás podremos conocer. Pensemos que Kant dice esto en pleno siglo XVIII, en tiempos que Isaac Newton descubre la ley de la gravedad y formula la frase que mencionamos anteriormente.  
A partir de ese descubrimiento, se pone en cuestión realmente qué conocimiento tiene el humano por sobre el mundo que lo rodea. Vemos que hay leyes más poderosas y que parecen estar por fuera del alcance de los sujetos. Podemos cambiar leyes cívicas, pero no podemos cambiar las leyes de la física. ¿Acaso no se nos plantea algo similar en la serie? creemos conocer al mundo, al tiempo, a la historia, pero realmente conocemos muy poco.

Entonces, si nuestro conocimiento está limitado a nuestros sentidos, el papel que juegan nuestras ideas debe ser doblemente importante. Allí en nuestra mente podemos pensar lo que no pueden comprobar nuestros sentidos. Si en la serie nada es real (o eso creemos), en nuestra mente sí lo es. Traigamos el ejemplo de la Libertad. ¿La vemos? ¿La tocamos? ¿La escuchamos? No. La pensamos. Y en nuestra mente creamos esa libertad que luego trataremos de llevar a la práctica. En nuestras mentes somos libres, sólo nuestros sentidos están limitados a leyes físicas.

Así como la libertad vive en nuestras ideas, el tiempo también es una construcción nuestra. La serie muestra mucho esto, claro que de forma televisiva. A través de maquinas en el tiempo, se representa al hombre como creador de ese tiempo, ya no en las meras ideas, si no con el avance tecnológico, que, obviamente, nace en nuestra mente para luego aplicarse en el mundo.

La capacidad de expresar nuestras ideas libremente, pensar por nosotros mismos a partir de nuestro entendimiento, es lo que, según Kant, nos llevará a la Ilustración. Y quién mejor que Jonas para entender esto; que comienza sin entender nada de lo que está pasando, luego empieza a conocer siguiendo lo que otros personajes le dicen, para finalmente liberarse y confiar en su propia razón e ideas para actuar.

Podríamos seguir durante horas hablando de Kant, autor que ha desarrollado infinidad de temas, pero cambiemos el enfoque y pensemos en la influencia de Hegel en el guion de Dark.

Una persona vive tres vidas. La primera termina con la perdida de la ingenuidad. La segunda, con la perdida de la inocencia. La tercera, cuando perdemos la vida misma. Es inevitable que pasemos por las tres

Otra frase impactante de la última temporada. Tres vidas. Tres temporadas. Tres tiempos históricos. Tres mundos. Tres momentos en la vida de las Jonas. Tres, tres tres…
 
Hablemos un poco de la dialéctica Hegeliana que domina completamente la trama de la serie.

Hegel (1770-1831) escribió que, detrás de la relación entre un sujeto y los objetos hay una racionalidad histórica, mas allá de nuestros sentidos. Todo pasa por algo, nada está aislado y todo sigue un curso histórico. La racionalidad en la historia nos lleva a actuar hacia adelante, pero el futuro no está en nuestras manos. La historia avanza siempre, hagamos lo que hagamos. No siempre para bien, pero si aprendiendo de sí misma. Creemos que somos libres, pero no es así. Somos portadores del espíritu de la historia, que nos utiliza cómo un simple vehículo para realizarse a sí misma. 

Muchas líneas teóricas reducidas en un simple párrafo, mejor ejemplifiquemos en la serie. Los personajes a lo largo de la trama realizan innumerables viajes en el tiempo con el fin de cambiar la historia, y siempre se chocan con la misma pared, los sucesos ocurren igualmente. Sean las muertes de seres queridos o el inminente apocalipsis, no está en nuestro poder cambiar ese curso histórico, la historia sigue su camino, sin importar lo que los personajes traten de revertir.

Volvamos a la Dialéctica. Hegel tiene casualmente la misma costumbre que Dark en dividir todo en tres partes. Cada suceso es explicado en tres conceptos, que llamaremos el universal concreto, el universal abstracto y el universal absoluto. Bueno, Dark habla de la perdida de tres vidas; una ingenua, una inocente y finalmente la vida misma.

¿Vieron que más arriba dije que la idea en la historia siempre avanza? Bueno, veamos cómo eso funciona en la trama de Dark.

En el primer estadío que plantea Hegel, pero también que vemos en la serie, podemos pensar cómo la idea en la historia está contenida, aun por desarrollarse, figuremos en una semilla.
 El segundo estadío, pensemos lo contrario. Esa semilla crece y se convierte en lo opuesto a lo anterior, totalmente exteriorizada. Estas dos ideas discuten entre sí, se enfrentan y quien triunfa, avanza a través de la negación determinada, es decir, aprende de sus errores y recoge ganancias, para finalmente llegar a su estado absoluto, la síntesis de ambas ideas, una forma superadora. Aquí es cuando la idea avanza en la historia.

¿Y en la trama como se traduce? Pensemos de nuevo en Jonas, y sus diferentes etapas en la serie, el joven como la ingenuidad, el adulto cómo inocente, y el Jonas anciano (que no revelaré detalles para no arruinar la sorpresa) cómo el Jonas absoluto, conocedor de ambos anteriores e incorporador de sus conocimientos previos. A partir de él es que la trama (la historia) avanza.

De nuevo, podemos hablar durante horas de Hegel y la fenomenología, la dialéctica, etc. Pero las palabras nos corren y qué mejor que enfrentarlas pensando en Nietzsche.

Nietzsche (1844-1900) viene a romper con toda la filosofía anterior. Tragedia, nihilismo, verdad, mentira, superhombre, eterno retorno, usos de la historia, dios… y puedo seguir.
Dark no está influenciada, está MUY influenciada por él. Podemos pensar la trama, completamente en términos de Nietzsche.


Los personajes en la historia (y nosotros también) asumimos que en la vida humana hay sufrimiento, en la experiencia de vivir la tragedia es constante. Al final, siempre está la muerte, sea la nuestra, de algún ser querido. Para aceptar ese dolor, buscamos respuestas en el arte, la filosofía o la religión. Estos puntos son claves en Dark, ya que las influencias filosóficas, pero también religiosas están omnipresentes.

¿Somos capaces de revelarnos ante esa tragedia constante?

La moral judeocristiana nos lleva a temer, a la parálisis, a la inacción, a actuar con resentimiento frente a la vida. En consecuencia, a ser una sociedad más débil, sin capacidad de progresar. Por lo tanto, debemos criticar nuestras religiones o filosofías y poner en cuestión nuestro tiempo histórico, para así poder actuar en pos de un mejor futuro. Sólo podremos avanzar, en la medida que olvidamos y no reproducimos las tragedias constantemente.
 Estamos enfermos de historia.

Volvamos a Dark, donde todas nuestras creencias son cuestionadas. Hasta los sucesos que creemos normales, al mismo tiempo pueden no estar pasando; lo que nos lleva a preguntarnos… ¿Qué es verdad? ¿Qué es mentira?

Las verdades son construcciones históricas del lenguaje, el humano ha sabido construir ficciones para ordenarse y vivir en sociedad. Sobre la nada misma, fuimos capaces de crear un edificio tan complejo cómo el lenguaje. Y años después, olvidamos que es nuestra mayor creación, el lenguaje es una farsa histórica creada por los humanos para vivir en sociedad.

Ahora bien, si las verdades están creadas por el lenguaje, la vida en sociedad está ordenada por el lenguaje, todo lo real está definido por el lenguaje. ¿Somos también una invención del lenguaje? ¿No será que nuestro “Dios” realmente se oculta en la gramática?

En Dark, como en la vida, actuamos según la historia que nos contaron. Jonas actúa según Adan, Martha actúa según Eva. Y cada historia tiene su propia versión, definida por intereses e interpretaciones que les damos. No existen los hechos, sólo existen las interpretaciones. El lenguaje, la historia, se construye con palabras, y cada palabra es una cascara, ocultando un significado por detrás. En la serie, por ejemplo, hablar de apocalipsis puede tener un sentido positivo para un personaje y negativo para otro. Pero la palabra es la misma. Entonces, lo que está en juego en la historia es el sentido de los acontecimientos.

Quienes se imponen en la historia, serán capaces de asignar valores al resto. Es decir, la historia la escriben los que ganan, ellos dirán quienes son los buenos, quienes los malos. La gran originalidad de Dark reside en desconocer hasta el último momento, quien es quien, en la serie, al no existir vencedores ni vencidos, no sabemos quienes realmente son los buenos.

¿Si viene un demonio y te dice que la vida que estás viviendo, deberás vivirla innumerables veces, sin nada nuevo, en el mismo orden, exactamente igual? ¿Qué harías? No, no es la trama de Dark. Es una pregunta que se hace Nietzsche en La gaya ciencia.

¿Cómo saber la respuesta, si no recordamos haber vivido otra vida? En caso de existir, no tenemos forma de comparar con otras anteriores o posteriores. En la serie esa idea se rompe y el presente no es una simple conexión entre pasado y futuro. Es eterno. Podemos decidir que fue el pasado y que será nuestro futuro. La concepción circular e infinita del tiempo y los sucesos que vemos en Dark, nos lleva a resignarnos, no podemos cambiar nada, los sucesos ocurren igualmente. Hegel estaría de acuerdo. Nietzsche no, ni cerca.

Pensemos que un día nos despertamos y estamos abandonados en un desierto. De repente, se acerca una serpiente que nos envuelve y asfixia. Ante el miedo seguramente nos paralicemos, no hay escapatoria, el final será el mismo e inevitable, la muerte.  Pero… ¿si mordemos a la serpiente? Seguramente nos suelte y podríamos enfrentarla, hasta quizás escape.

De esta manera, ¿podemos decir que cambiamos el futuro? Nosotros también podemos cambiar el futuro, no sólo se puede en el mundo de Dark.

Si somos capaces de pensar más allá de lo que percibimos en el momento, la concepción del tiempo, en sentido de pasado-futuro se rompe. Debemos pensar cada momento cómo único y eterno, con poder transformador. Eso es DarkPensar que podemos luchar por un transformar la historia. A través de metáforas de viajes el tiempo y realidades, el mensaje que transmite Dark es el poder transformador de las sociedades. El pasado y el futuro están definidos por las interpretaciones que les damos. Y tenemos la posibilidad de transformarlos. Nos debemos un futuro mejor.

Diarios Argentinos