Cumbre en Cambiemos para definir el traspaso de empresas eléctricas

Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal se reunieron en la Casa Rosada con Nicolás Dujovne para avanzar en la transferencia de Edenor y Edesur a las jurisdicciones locales.

Tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Nación y las provincias desataron una tensa disputa para definir quién paga los costos del ajuste fiscal. Por pedido de los gobernadores, Mauricio Macri evalúa traspasar el control de Edenor y Edesur a la Ciudad de Buenos Aires y a la Provincia, razón por la cual hoy estuvieron en la Casa Rosada el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y la mandataria bonaerense María Eugenia Vidal. La posibilidad de transferir de jurisdicción a AySA, la empresa proveedora de agua potable, es por el momento más baja.

Ante la presión de la Nación para que se reduzcan los déficits provinciales, los gobernadores impulsaron como contraataque el traspaso del control de las concesiones eléctricas a la Ciudad Autónoma y la Provincia. Edenor y Edesur prestan su servicio en el distrito porteño y en el conurbano, pero están reguladas a través de la Secretaría de Energía y el ENRE.

Para moderar el precio de las tarifas, el Estado nacional subsidia en la actualidad el 20% del costo de generación eléctrica. Si se concreta el traspaso, los recursos deberían ponerlos las administraciones porteñas y bonaerenses, además de pagar el costo político, que hoy se concentra en el nivel nacional.

Por este motivo se reunieron este miércoles Rodríguez Larreta y Vidal con el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne. El encuentro se desarrolló en el despacho del jefe de gabinete, Marcos Peña. La Casa Rosada considera razonable que se trasfiera a las jurisdicciones locales el control de estas empresas eléctricas, tal como ocurre en el resto de los distritos. En esta discusión, Dujovne, cuya máxima prioridad es achicar el déficit fiscal de la Nación, se encolumna detrás del reclamo de las provincias del interior.

De hecho, el ministro de Hacienda presiona para que además de las eléctricas, la Ciudad y la Provincia se hagan cargo de AYSA y del costo de los subsidios al transporte del área metropolitana. Sobre la empresa de agua, sin embargo, el traspaso figura como una posibilidad remota. El alto costo operativo y logístico de cambiar de jurisdicción a esta compañía hacen que por el momento esta alternativa casi impracticable.

En un contexto de restricción fiscal, la transferencia de empresas de servicios públicos a los dos principales distritos que maneja el Pro es un tema delicado para el Gobierno. La oposición es consciente de esto: de hecho, el bloque legislativo del peronismo federal presentó en mayo un proyecto para transferir Edenor, Edesur y Aysa a las administraciones de Larreta y Vidal.

Diarios Argentinos