¿Cuáles son los límites al aumento del gasto público?

OPINIÓN. Es improbable que un aumento del gasto se vea restringido por un agotamiento de recursos disponibles e induzca aumentos generalizados y sostenidos del nivel de precios vía el canal de la demanda.


El Estado, a diferencia de una familia, puede financiar su gasto vía emisión monetaria y/o emitiendo bonos, además de acudir a la recaudación impositiva. Ahora bien, esto no quiere decir que todos los problemas económicos pueden ser solucionados con un aumento del mismo y/o que el crecimiento económico podría ser ilimitado simplemente aumentando la cantidad de dinero en los bolsillos de la población, dado que existen límites de diversa índole que lo impiden ¿Cuáles son entonces algunos límites existentes a un aumento del gasto?

En primer lugar, en países no emisores de moneda mundial como Argentina es mucho más probable que antes de enfrentar el pleno empleo de recursos, es decir antes de completar la total utilización de los recursos disponibles tanto de capital como trabajo, las economías encuentran una escasez de divisas. Es decir, un aumento de gasto público bajo ciertas condiciones puede llevar a que la demanda de dólares sea mayor a la oferta, divergencia que si no es gestionada adecuadamente puede abortar procesos de expansión productiva inducidos por incrementos de las erogaciones del gobierno.

En segundo lugar, pueden existir restricciones políticas que impiden que el Estado continúe aumentando el gasto. No todos los sectores económicos, internos y externos, pueden estar a favor de un incremento del gasto por parte del gobierno. Por lo que incluso de no existir imposibilidades financieras o económicas como la anterior al incremento del mismo, sí puede haber oposición de grupos económicos que no están de acuerdo con la intervención del Estado en la economía y con el aumento de transferencias hacia diversos sectores de la misma.

En tercer lugar, un aumento del gasto público puede aumentar los flujos de dinero hacia el mercado financiero e inducir aumentos de precio de los activos (acciones, por ejemplo) que no tienen nada que ver con su correlato en la economía real. En otras palabras, aumentos del gasto pueden inducir burbujas en el mercado financiero que sí pudiesen llevar luego a crisis en la economía real, cierre de empresas y caída en la producción.

En conclusión, es improbable que un aumento del gasto se vea restringido por un agotamiento de recursos disponibles e induzca aumentos generalizados y sostenidos del nivel de precios vía el canal de la demanda. Ahora bien, esto no quiere decir que el gasto público pueda ser incrementado de forma indefinido sin ninguna limitación, ya que existen restricciones externas, políticas y financieras que generalmente aparecen mucho antes que ellas e impiden seguir expandiendo el mismo. La manera en que se gestionen dichas limitantes afectará directamente los grados de libertad con los que cuenta un gobierno para manejar su presupuesto, así como el ciclo económico.

Diarios Argentinos