4 claves de la cumbre entre Trump y Kim Jong-un

Los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte se reunieron en Singapur y dieron comienzo a una nueva era en la relación bilateral. Ganadores y perdedores de un encuentro histórico.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, se reunieron ayer en Singapur, en lo que fue un encuentro histórico. Ambos mandatarios se comprometieron a dejar atrás la hostilidad mutua y a comenzar una nueva era en la relación bilateral. A continuación, cuatros claves de la cumbre.

¿Qué se firmó en el acuerdo conjunto?

Tras un cónclave que se extendió por cuatro horas, Washington y Pyongyang presentaron un comunicado que resume los puntos consensuados. El ítem más importante es el compromiso de Corea del Norte por alcanzar una “completa desnuclearización de la península coreana”. A cambio, Estados Unidos brindará garantías de seguridad al régimen comunista. A su vez, ambos países fijaron como meta establecer un nuevo vínculo bilateral en función de los deseos de “paz y prosperidad” de los pueblos de los dos países. Para ello, colaborarán para construir un “régimen estable y duradero” que permita dejar atrás el conflicto iniciado en la década de 1950 del siglo pasado -y aún vigente- entre Corea del Norte y su par del sur.

¿Cumplió su objetivo Donald Trump?

Sí. El presidente norteamericano reafirmó su liderazgo global luego de ver su autoridad desdibujada en la reciente cumbre del G7 en Canadá. Trump logró lo que ningún antecesor había conseguido: se reunió con el líder norcoreano y desactivo un potencial conflicto armado. Así, se aseguró, en este punto, un fuerte legado en su política exterior. Además, se llevó el compromiso de desnuclearización del régimen de Norcorea.

¿Cumplió su objetivo Kim Jong-un?

El mandatario comunista se fue también satisfecho del cónclave. La cumbre es una señal contundente en su intento de ser incorporado a la comunidad internacional como un miembro legítimo. Además, consolida el proceso de pacificación en la península, que ya había comenzado con el encuentro con el gobierno de Corea del Sur. Como aspecto adverso, Kim Jong-un no logró plantear en el comunicado conjunto un posible levantamiento de las sanciones económicas que las potencias de occidente mantienen contra Pyongyang. Las penalizaciones continuarán hasta que haya una desnuclearización completa, señaló Trump.

¿Cómo impacta la cumbre en el escenario internacional?

Tras el encuentro bilateral, Corea del Norte inició la transición para dejar de ser visto como una amenaza entre sus vecinos asiáticos y las potencias globales. China, Japón y Corea del Sur, las tres naciones más próximas, podrán encarar una nueva vinculación con Pyongyang. El cónclave fortalece la visión unilateral que Trump tiene de las relaciones internacionales, y por lo tanto debilita a instancias de coordinación de conflictos como el G7 y las Naciones Unidas. En este sentido, la administración de Trump se siente más autorizada a moldear el orden mundial sin la necesidad de contar con la colaboración de aliados históricos como Francia, Alemania y Gran Bretaña.

Diarios Argentinos