Críticas al permiso de circulación para mayores de 70 años

Eduardo Semino, defensor de la Tercera Edad, la calificó como una medida "absurda". "Es una medida anacrónica. Son teorías del ‘viejismo’ superadas que no sirven de nada", planteó.

Foto Télam: Sebastián Granata


Con el objetivo de evitar los contagios de coronavirus en población de riesgo, el Gobierno de la Ciudad implementará a partir del próximo lunes un Permiso de Circulación Obligatorio y Específico que deberán tramitar los adultos mayores de 70 años para poder salir a la calle, pero la medida ya generó una ola de críticas por considerar que se trata de algo "absurdo" y que discrimina a ese sector de la ciudadanía.

El defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, fue uno de los que cuestionó el polémico permiso. "No servirá para nada y será una nueva incomodidad para el adulto mayor", afirmó esta mañana durante una entrevista con radio La Red. 

Según informaron desde la Ciudad, el trámite deberá hacerse a través de una comunicación a la línea 147 y solo tendrá validez para el día otorgado. No hará falta tramitarlo para cobro de jubilación, tratamientos médicos y vacunación, pero sí para salir a hacer compras en supermercados o farmacias, o realizar otro tipo de trámites.


La Defensoría de la Tercera Edad busca que sea inconstitucional la ...

Eduardo Semino, defensor de la Tercera Edad

"Desde lo gerontológico es una medida anacrónica. Son teorías del ‘viejismo’ superadas que no sirven de nada y que tienden a generar la violación de la norma", planteó Semino, y calificó la disposición como una forma de "subestimar la responsabilidad del adulto mayor".

Para el defensor de la Tercera Edad, se trata de un "exceso normativo" y advirtió que "en el mejor de los casos tendrá un efecto neutro". "Es un error. No contribuye. Es absurdo porque nadie lo va a hacer cumplir", sostuvo.

"Es menos grave dar una vuelta a la manzana que estar esperando una hora en el banco para pagar un servicio o cobrar la jubilación. Lo punitivo por sí mismo no va a cambiar las conducta", añadió el funcionario, que aseguró que "el adulto mayor no es un débil mental y si se les explica los riesgos y beneficios de las medidas, es una mejor forma de lograr que las acaten".

A pesar de eso, Semino apoyó el plan de voluntarios que promueve el gobierno de la ciudad de Buenos Aires para acompañar a las personas de las tercera edad: "Es una buena idea que tiene un efecto de acompañamiento que funciona en muchos casos, y en otro no".

Sin embargo, dijo que el Gobierno de la Ciudad debería estar más "preocupado por testear a los 2000 adultos mayores que hay en los hogares públicos de la Ciudad y a su personal, para evitar lo que está pasando en distintos geriátricos que son verdaderas bombas de tiempo".

Diarios Argentinos