Crisis y pandemia: el Estado sostiene el ingreso de 21 millones de personas

El 65% de la población mayor de 18 años del país recibe algún tipo de beneficio estatal para engrosar sus ingresos, según un estudio del CETyD (Universidad de San Martín).

Con la pandemia y la paralización casi por completo de la actividad económica, el Estado nacional se convirtió en el sostén fundamental de las familias argentinas: casi 21 millones de personas, esto es, el 65% de la población mayor de 18 años del país, recibe algún tipo de beneficio estatal para engrosar sus ingresos.  

Así se desprende del informe Políticas sociolaborales en tiempos del COVID-19. Cobertura y desafíos futuros realizado por el Programa de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo (CETyD), de la Universidad de San Martín.

Con el objetivo de “preservar los empleos, los ingresos y evitar el cierre de empresas”, el gobierno de Alberto Fernández implementó una batería de medidas anticrisis, entre otras, créditos a empresas para el pago de sueldos; el ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para trabajadores y trabajadoras de casas particulares, para monotributistas, y para trabajadores informales y desempleados; la prohibición de despidos y suspensiones y los créditos a empresas para el pago de sueldos. Además, la población inactiva contó con un bono extraordinario para jubilados y pensionados que cobran la mínima y para los beneficiarios de AUH y AUE, y se otorgó un refuerzo en el Programa Argentina contra el Hambre.

Para tener una dimensión del esfuerzo fiscal realizado por el gobierno nacional al ejecutar estas medidas, EPD dialogó con Matías Maito, integrante del CETyD, quien sugirió que solo el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y a la Producción (ATP) y el IFE le insumen al Estado unos 130 mil millones de pesos, lo que representa el 0,5% del PBI.

Asimismo, las políticas implementadas a partir de la pandemia (salario complementario, IFE y créditos a tasa cero) permiten garantizar ingresos básicos a casi 11 millones de personas. Si a ese colectivo se le suman los 3,2 millones de trabajadores que se desempeñan en el sector público, los 6,9 millones de jubilados y pensionados y los 120 mil que perciben el seguro de desempleo, se concluye que el Estado está sosteniendo ingresos a casi 21 millones de personas. Ese valor representa el 65% de la población mayor de 18 años, lo cual significa que el Estado está garantizando un piso de ingresos a dos de cada tres mayores de 18 años, se lee en el documento.

Estas cifras son coincidentes con el estudio realizado en el mes de mayo por Daniel Schteingart, director del Centro de Estudios para la Producción (CEP), del Ministerio de Producción, que reveló que el 89% de la población argentina vive en un hogar donde al menos una persona percibe un ingreso proveniente del Estado.

Ernesto Mattos, economista del Centro Cultural de la Cooperación, habló también con EPD y destacó algunos factores que forman parten de la "pesada herencia' que recibió el actual gobierno: “En 2018 hubo recesión económica, aumento del desempleo, de la pobreza y el cierre catastrófico de más de 20.000 empresas industriales, y de más de 1500 empresas agropecuarias. En ese contexto, asume el gobierno actual, que tras una pandemia tiene que recuperar en tres meses lo que viene perdiéndose en dos años de recesión, que fue lo que cerró el gobierno de la alianza Cambiemos del PRO, la UCR y la Coalición Cívica”. 

En tal sentido, Mattos ponderó el manejo de la crisis por parte del gobierno de Alberto Fernández: “Las medidas que se tomaron ahora son proveer transferencias de dinero a través del IFE, proveer el empleo a través de subsidios al trabajo en los sectores que se ven afectados críticamente por la crisis y proveer la extensión de seguro de desempleo”.

Mattos explicó bajo qué coyuntura está trabajando este gobierno: “Se viene de una caída de la económica del 2,3 por ciento, muchos estiman para el 2020 una caída del 6 por ciento pero habría que ver cuál es el efecto de estas grandes transferencias de ingresos que hizo el gobierno que no dejaron de desatender la demanda”. Y recalcó: “Los más perjudicados son los sectores de la construcción o el textil, pero otros niveles se mantuvieron, hay que ver cómo eso impacta en el registro del PBI del 2020 que podría dar sorpresas, pero hay que esperar a los datos estadísticos, mientras el gobierno trata de sostener el ingreso para que no haya un caos social como sucede en otros países”.



La ayuda estatal en perspectiva comparada

Matías Maito, además, resaltó la peculiaridad de las políticas anticrisis desplegadas por el país en el concierto internacional: “Argentina orientó sus políticas a la preservación de los puestos de trabajo sin afectar los derechos de los trabajadores, por un lado, e intentando garantizar sus ingresos a través del pago de una parte del salario por parte del Estado, por otro. Este abordaje fue incluso destacado por la Confederación Sindical Internacional”, remarcó.

En efecto, en un informe anterior publicado en el mes de abril, el CETyD analizó en forma comparada las medidas que tomaron otros gobiernos, a partir de información suministrada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En Aplanar la crisis laboral: ¿cómo moderar el impacto de la pandemia sobre el trabajo? se señala que el 72% de los países tomó medidas para reducir la exposición de los trabajadores en el lugar del trabajo al coronavirus; otro 72% implementó políticas de apoyo a empresas destinadas específicamente a preservar el empleo; un 87% dispuso herramientas de apoyo a los trabajadores asalariados o independientes que pierden empleo o ingresos; el 54% aprobó iniciativas para atender necesidades imprevistas de cuidado (extensión de licencias para cuidado de niños y adultos, transferencias de ingresos, etc.); y el 98 % otorgó apoyo financiero a empresas afectadas por una caída de la demanda Asistencia financiera, facilidades crediticias y tributarias, entre otras medidas adoptadas.

"La gran mayoría de los estados extendió los esquemas de protección social y laboral durante la pandemia. Sin embargo, no son idénticas las formas con las que cada gobierno está encarando este desafío. Algunos países, como Estados Unidos, concentran sus esfuerzos en fortalecer los seguros de desempleo, mostrando cierta prescindencia en la preservación de los empleos. Otros, como Ecuador y Brasil, definieron que la principal vía para preservar los puestos de trabajo es la reducción de los ingresos y de los derechos laborales de los trabajadores”, explicó Maito EPD, comparando la situación de Argentina con la de otros países del continente.






Diarios Argentinos móvil