Crisis en el sector editorial: presentan un proyecto de ley para abaratar los envíos de libros al interior

La escritora y editora Mariana Kruk y el escritor y abogado Santiago Jorge se reunieron hoy con el diputado Osmar Monaldi (PRO) y esperan una reunión con la Comisión de Cultura en pocos días.

La escritora Mariana Kruk y su colega y abogado Santiago Jorge presentaron hoy un proyecto de ley para reducir los costos en el envío de libros para librerías y sellos editoriales independientes al interior del país, y así poder enfrentar la enorme crisis que atraviesa el sector y que dificulta la comercialización con el resto de las provincias.

“Uno de los inmensos problemas que tenemos las editoriales chicas es la del envío al interior”, dijo Kruk a El País Digital, y agregó: “Un libro promedio sale $250 y los envíos certificados arrancan en $260. Si el libro no se manda certificado, directamente no llega”. Según precisó, esto significa que por cada libro que "se pierde" en un envío carta simple, no solo se pierde el valor total del libro físico, sino también el porcentaje que se le paga al autor en concepto de regalías —que es el 50% del valor del libro—, más el dinero del envío y la devolución total del pago al comprador. “El 100% de los casos del envío simple por correo fracasa”, aseguró la autora que, además, trabaja en el sector editorial independiente desde hace 10 años.


El proyecto de ley propone que el envío de libros a consumidores finales —los lectores—sea considerado “difusión de cultura”, por lo que debería ser el Estado el que se haga cargo de los costos. Sin embargo, el proyecto solicita que el envío simple tenga el mismo tratamiento que los certificados.

El proyecto fue redactado por Santiago Jorge y cuenta con el apoyo del diputado jujeño Osmar Monaldi. “Nos apoyamos en el capítulo IV de la Ley 25446, ‘Fomento a la industria editorial’, la misma que hace que el libro esté exento de IVA”, remarcó la escritora. La idea es incorporar el artículo 16 bis al capítulo IV “Fomento a la industria editorial”, que establecerá que, para el envío certificado con guía de seguimiento de un libro de sucursal a sucursal del Correo Argentino, deberá cobrarse al usuario el costo de envío carta simple.


La crisis que atraviesa la industria editorial se manifiesta, sobre todo, en las editoriales independientes. A los aumentos desmedidos de los insumos, que complican la planificación de un catálogo de novedades editoriales o la reimpresión de ediciones agotadas, se suma el costo del envío del material. “Es muy difícil tener un proyecto federal cuando a los lectores les es imposible pagar los envíos”, advierte Kruk. El proyecto de ley no se limita al envío de textos nuevos, sino que también incluiría a los libros usados. “No tiene lógica de ningún tipo que paguen por un libro $150 y por el envío de ese mismo libro $400”, subrayó. 

Tras participar de la reunión, tanto Kruk como Jorge se ilusionaron con la buena resolución de la presentación. “Nos fue muy bien”, dijeron. El proyecto fue presentado al diputado del PRO Osmar Monaldi, y estiman que en 10 días se reunirán con los representantes de comisión de Cultura.

 

Diarios Argentinos