COVID-19: Más de 15 mil voluntarios para probar la vacuna en Argentina

El ensayo clínico se realizará con voluntarios de las Fuerzas Armadas, consta de dos dosis y a partir de su aplicación se evaluará la eficacia de la vacuna desarrollada por BioNTech y Pfizer.

Se realizará el primer ensayo clínico en el país elaborado por la farmacéutica BioNTech en colaboración con Pfizer para la prevención de la COVID-19. El ensayo, que es parte de la fase 3 de prueba de esta vacuna, está liderado por el infectólogo argentino Fernando Polack y se espera que los primeros días de agosto se realice la prueba. 

En Argentina se probará el 20 por ciento del material disponible para esta etapa, para la cual ya dio su aprobación la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT), luego de que las pruebas iniciales en Alemana y los Estados Unidos fueran autorizadas para continuar con el avance del ensayo por la Administración Federal de Drogas (FDS), agencia estadounidense encargada del control de medicamentos. 

En cuanto a la prueba, se estima que los primeros días del mes de agosto se comenzará a realizar el ensayo en voluntarios. Agustín Rossi, Ministro de Defensa de la Nación, en diálogo con Radio Rivadavia, contó que: “Se realizó una convocatoria dentro de las Fuerzas Armadas con el fin de juntar postulantes” y que ya son más de 15 mil personas que de manera voluntaria se inscribieron para formar parte del experimento. Cabe destacar que el personal médico del Hospital Militar trabajará en coordinación con el laboratorio Pfizer. 

Los voluntarios reúnen los siguientes requisitos:Tener entre 18 y 55 años de edad, excepto personas con cáncer en evolución que estén en tratamiento; vivir en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) o a menos de 60 kilómetros de la misma. Las únicas personas no autorizadas para el ensayo son mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. 

Días atrás, las farmacéuticas anunciaron a través de un comunicado que "La selección de un centro en Argentina para llevar adelante estos estudios estuvo basada en distintos factores, los cuales incluyen la experiencia científica y las capacidades operativas del equipo del Investigador Principal, la epidemiología de la enfermedad, así como la experiencia previa de Argentina en la realización de estudios clínicos". A lo que el presidente Alberto Fernández se refirió como “Un gran desafío y un enorme orgullo para todos". 

Cabe destacar que la vacuna de Pfizer Inc. y BioNTech es una de las doce vacunas que están siendo probadas en seres humanos (fase clínica) alrededor del mundo según los registros de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y que actualmente también se probará en Brasil, luego de que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) le diera el visto bueno al estudio clínico para que la norteamericana, en conjunto con la alemana BioNTech, testee dos versiones de su potencial vacuna en dicho país. Así alrededor de 29 mil voluntarios, distribuidos en São Paulo y Bahía, serán parte del ensayo.  

 

¿Qué pasa con EE.UU? 

 

Los Estados Unidos vuelven al ojo de la tormenta por un nuevo acuerdo con las empresas farmacéuticas que ensayan sobre las posibles vacunas que prevengan la COVID-19. Esta vez, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Norteamérica (HHS) y el Departamento de Defensa anunciaron un acuerdo de US$ 1.950 millones con Pfizer para producir 100 millones de dosis de una vacuna contra el nuevo coronavirus en Estados Unidos. Además el acuerdo también permite al gobierno estadounidense adquirir 500 millones de dosis adicionales. 

 El gobierno de Estados Unidos está recolectando diferentes vacunas a través del programa Operation Warp Speed (Operación Máxima Velocidad) para tener al menos una vacuna eficaz de COVID-19 disponible para los estadounidenses. Al respecto Donald Trump, comparó los esfuerzos del país con los que se vivieron en la Segunda Guerra Mundial para desarrollar la bomba atómica y dijo que: “Es una tarea masiva entre científicos, industria y la logística que no se ha visto en el país desde el Proyecto Manhattan". 

 También a principios del mes de julio, el gigante norteamericano, intentó acaparar toda la producción de remdesivir, que fue patentado por la empresa de biotecnología Gilead, con sede en Estados Unidos, y que hasta el momento es la única aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para el tratamiento de personas con la COVID-19, poniendo en riesgo el acceso de otros países al profármaco. 

 


Diarios Argentinos