Coronavirus: vacunaron al Papa

El Vaticano inició así el plan de vacunación a sus autoridades y empleados, y siguiendo las tendencias imperantes en otras latitudes, decidió dar prioridad al personal sanitario y a los más ancianos.

El papa Francisco recibió la vacuna contra el coronavirus este miércoles en el marco de la campaña de vacunación iniciada en el Vaticano. 

A diferencia de otros líderes políticos, Francisco prefirió no publicitar la acción con la que recibió la primera dosis de la vacuna Pfizer. Se espera que en 21 días, reciba la segunda dosis. 

El Vaticano inició así el plan de vacunación a sus autoridades y empleados, y siguiendo las tendencias imperantes en otros países y lugares del mundo, decidió dar prioridad al personal sanitario y a los más ancianos, entre los que se incluye también Benedicto XVI.

El centro de administración de vacunas para los empleados del Vaticano fue instalado en el gran atrio del Aula de las Audiencias, debido a que el ambulatorio es demasiado pequeño para mantener la distancia de seguridad y agilizar la administración en un plazo breve.

En los últimos meses se han contagiado pero han superado la enfermedad tres cardenales de la Curia vaticana: el filipino Luis Tagle, el italiano Giuseppe Bertello y el polaco Konrad Krajewski. En cambio, el médico personal del Papa, Fabrizio Soccorsi, falleció de Covid la pasada semana cuando estaba internado por cáncer en el hospital Gemelli.

Cabe recordar que el Papa es un férreo defensor de las vacunas y en especial, fomenta su aplicación para luchar con el Covid-19. De hecho, la semana pasada sostuvo que "desde el punto de vista ético, creo que todos deben vacunarse. Es una opción ética porque está en juego la salud y la vida de uno, pero también la vida de los demás". Y apunto explícitamente contra la tendencia registrada a nivel mundial en la que "hay un negacionismo suicida que no sé explicar". 

Estas palabras fueron pronunciadas por Francisco en una entrevista a la televisión italiana. En ese reportaje, el Papa ya había adelantado que 'la semana próxima comenzaremos a hacerlo aquí y yo me he apuntado; se debe hacer".

Refiriéndose a su infancia y su juventud en Argentina, el Papa evocó: "Nosotros crecimos a la sombra de las vacunas: para la viruela, para esto y para lo otro… No sé por qué algunos dicen que es peligroso. Si te lo aconsejan los médicos como bueno, ¿por que no hacerlo? Hay un negacionismo suicida que no sabría explicar. Pero hoy se debe poner la vacuna».

Diarios Argentinos