Cornejo: "No hay ninguna chance de que haya un solo líder de la oposición"

El gobernador de Mendoza volvió a criticar a Macri al asegurar: "En estos cuatro años se tuvo todo el poder y se cometieron errores, tuvimos un mal desempeño económico, producto más de errores políticos que económicos".

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, que luego de mejorar su performance en las elecciones generales manifestó su voluntad de conducir la oposición, remarcó que "no hay chances de que haya un único líder de la oposición" a partir del 10 de diciembre.

Al ser indagado en el programa Ya Somos Grandes de Todo Noticias acerca de si el presidente Mauricio Macri será el líder de la oposición, destacó: "No hay ninguna chance de que haya un único líder de la oposición, no hay ninguna...". 



"Nuestro diseño constitucional presidencialista, con todas las facultades que tiene el presidente hace que tenga una gran concentración de poder, hay en nuestra cultura cívica un fuerte personalismo en el presidente, por lo que es lógico que concentre el poder cuando está en el oficialismo, pero muerto Raúl Alfonsín no ha habido un solo líder de la oposición fuera del gobierno", agregó.

Por otra parte volvió a criticar al presidente al asegurar: "En estos cuatro años se tuvo todo el poder y se cometieron errores, tuvimos un mal desempeño económico, producto más de errores políticos que económicos".

En ese sentido recordó: "Yo lo decía públicamente, pero muchos criticaban lo que pasaba en 'off', entonces como mínimo, en esta nueva etapa tiene que haber un liderazgo compartido".

"Entiendo que Macri está de acuerdo con esto, tuvimos una reunión con él en Mendoza antes de la marcha del 'Sí se puede' y él me dijo que entendía este planteo mío, que lo comprendía", confirmó.

Por otra parte, habló sobre la situación de Bolivia al analizar: "Nosotros creemos que no es relevante decir si lo de Bolivia fue o no un golpe, porque lo que hay en Bolivia es una tremenda anormalidad insitucional. No importa la semántica en Bolivia, es evidente que no es un golpe típico, como en la década del 70 y del 80, pero es una interrupción institucional, un comunicado de las Fuerzas Armadas, que han tenido una relación bastante estrecha con Evo Morales durante todo este tiempo, son señales claras de que no fue un golpe tradicional".

Diarios Argentinos