Cómo quedó el mapa político después de las elecciones

Mientras se espera el escrutinio definitivo de Buenos Aires, Cambiemos redondeó una buena jornada, con victorias en 10 distritos. El peronismo, fuerte en el norte y con algunas derrotas inesperadas.

Las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) no tienen impacto directo sobre las instituciones de Gobierno, pero expresan de forma clara cuál es la base de apoyo de cada fuerza política de cara a las elecciones generales. En base a este nuevo mapa político, Cambiemos redondeó una buena performance, con el 35,9% de los votos a nivel nacional, victorias en los territorios propios y conquistas de distritos ajenos. Para el peronismo en sus distintas vertientes, el panorama fue dispar.

Cambiemos logró irradiar su poder desde la Casa Rosada hacia el interior del país y hoy tiene motivos para festejar. Por un lado, obtuvo victorias en cuatro de las cinco provincias que gobierna (Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Jujuy y Corrientes, en tanto que espera el escrutinio definitivo de la provincia de Buenos Aires). Por el otro, logró hacer pie e imponerse en distritos controlados por otras fuerzas. Obtuvo victorias en bastiones peronistas, como San Luis, La Pampa y Córdoba, donde el justicialismo gobierna desde 1999. Terminó primero en Entre Ríos, también gobernada por el peronismo. Venció en Neuquén, territorio inexpugnable del Movimiento Popular Neuquino (MPN). Y finalizó primero en Santa Cruz, provincia que vio nacer y que conduce el kirchnerismo.

El peronismo demostró su primacía en el norte del país. Cosechó ventajas claras en La Rioja, San Juan, Catamarca, Tucumán, Formosa y Salta. Triunfó también en Chaco por una diferencia de seis puntos y medio, y en Tierra del Fuego, por 1,77. En todos los casos, los resultados refrendan las gestiones de Sergio Casas, Sergio Uñac, Lucía Corpacci, Juan Manzur, Gildo Insfrán, Juan Manuel Urtubey, Domingo Peppo y Roxana Bertone, los gobernadores justicialistas de esas comarcas. A su vez, revalidaron su dominio las fuerzas provinciales de Santiago del Estero y de Misiones.

El Frente Justicialista registró, sobre el filo de la madrugada, una victoria inesperada sobre Cambiemos y el socialismo. Las tres listas internas que compitieron (entre las cuales se impuso la de Unidad Ciudadana de Agustín Rossi) reunieron 0,74 décimas más que los candidatos del Gobierno nacional. En Chubut y Río Negro también se anotó un triunfo la lista de Unidad Ciudadana, por sobre Cambiemos y la oferta de sus respectivos gobernadores. En tanto, en la estratégica provincia de Buenos Aires, Cristina Kirchner quedó debajo de Esteban Bullrich por 0,08 décimas en el escrutinio provisorio, aunque los pronósticos le auguran una leve ventaja en el conteo definitivo, que se realizará en diez días.

 

Diarios Argentinos