Cine: entrevista al realizador Martín Céspedes

A poco de estrenar su primer largometraje “Toda esta sangre en el monte”, el director y guionista contó sobre el proceso creativo del film, la problemática de la tierra, y cómo es filmar hoy en argentina.

Martín Céspedes es realizador audiovisual,  fotógrafo y montajista. Trabajó en diferentes productoras para cine, televisión y publicidad desde 2002. Actualmente, coordina el espacio audiovisual de la revista Crisis. El 26 de julio estrena en el Cine Gaumont su primer largometraje “Toda esta sangre en el monte”, que trata sobre la lucha del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) por permanecer en la tierra y defender sus formas de vida contra el avance de los agro-negocios.


En diálogo con El País Digital, el joven de 34 años contó cómo fue el proceso creativo de su primer film, lo multidisciplinario del oficio de director y cómo es filmar hoy en argentina.

 

 


¿Cómo surgió “Toda esta sangre en el monte”? 

En el año 2012 fui convocado por la revista Crisis para ir a Santiago del Estero a hacer un trabajo audiovisual sobre una nota que se iba a hacer sobre el MOCASE. Ahí conocí el movimiento campesino, el conflicto por la tierra y me enteré del caso de Cristian Ferreyra, el campesino que fue asesinado en defensa de las tierras.

Yo no conocía el caso antes de ir, me enteré de todo ahí. Seguí viajando y sumé más material y de todo ese proceso de investigación hice un corto de 20 minutos pero sentí la necesidad de seguir ahondando e hice este largometraje.

 

¿Cómo se dio la película? ¿Cuál es su argumento?

Cuando surgió la posibilidad de hacer el largometraje, seguí viajando e investigando para tener más material, y en el medio comenzó el juicio. Se enjuició a las personas que mataron a Cristian Ferreyra, tanto al asesino como al empresario  que contrató a la banda armada que lo mató y eso fue un suceso gigantesco. Era la primera vez que un empresario se sentaba en el banquillo por un tema de tierras. Ese juicio fue muy importante pero no tuvo ningún tipo de visibilización mediática. Fue ahí que dije: La historia de Cristian y el juicio tienen que ser el tronco. Además, argumentalmente un juicio un inicio, un nudo y un desenlace y desde ahí se abren otras líneas argumentales que son la vida en el monte, la organización campesina, la lucha por la tierra, la producción campesina, etcétera.


 

En la película sos director, guionista y director de fotografía, ¿es condición indispensable lo multidisciplinario para filmar en Argentina? 

Yo no estudié cine. Yo me formé trabajando en una productora. A los 16 años empecé en una productora y mi formación fue como montajista. Como la productora era de mi padre, desde muy joven tuve acceso a cámaras y entonces siempre filmé y siempre hice montaje, por lo que yo acostumbro a filmar y a montar mis propios trabajos, es una cuestión personal, digamos.

En el caso de esta película, el equipo de rodaje fue mínimo porque no eran condiciones de rodaje fáciles. Había que meterse monte adentro y si llovía se empanaban los caminos y teníamos que estar 3 o 4 días en una comunidad sin poder salir.

 

¿Cuánto tiempo te llevó juntar el material para “Toda esta sangre en el monte? 

Fue un rodaje de muchos años. Empezó en 2012 y terminó en 2015-2016. Por ejemplo, para el último rodaje, que fue durante el juicio, estuvimos un mes y medio en Santiago del Estero, entonces no podía ser un equipo extenso, fuimos un sonidista y yo.

Aparte, yo no quería hacer una película testimonial quería que las imágenes, las situaciones y las escenas cuenten el conflicto solo, y para lograr eso tenía que llegar a cierta familiaridad con las situaciones y prefería que seamos pocos. Te imaginás que si somos un equipo de 10 personas es mucho más difícil lograr naturalidad.



¿Cómo organizaste el rodaje y la edición?

Hice cámara yo y después a la hora del montaje también edité gran parte de la película. El tema es que llegó un momento en que me estanqué. Es muy difícil editar tus propios trabajos, por eso convoqué a una excelente montajista que se llama Alejandra Almirón. Ella agarró la película y la dio vuelta. La sacó adelante.


¿Cómo es filmar hoy en argentina? 

Hoy está un poco complicado. Como todos sabemos, el INCAA no es ajeno a todo lo que está pasando con este Gobierno. Si bien todavía existen las vías digitales, que son las más accesibles para los realizadores independientes, hay ciertas trabas. Por ejemplo, existe un sistema de puntajes. Para estar mejor posicionado o tener mejor acceso te miden y ven cuántos puntos sacás. El puntaje varía si ya estrenaste o no, si estrenaste qué festivales te tomaron la película, etcétera. Una serie de cosas que lo que hace, al fin y al cabo, es excluir a un montón de gente. Además, Te piden que vos respaldes en tu cuenta bancaria un porcentaje de lo que te daría el INCAA para hacer la película. Básicamente, lo que te están diciendo es que para poder hacer una película tener que tener un montón de guita en tu cuenta si no, lo lamento, o no accedes o accedes a través de una productora. Lo que pasa con esto es que los proyectos se concentran más en las productoras que, a su vez, se quedan con un porcentaje alto del presupuesto que ya no podes manejar vos.



¿Decís que hoy son muchas las trabas para filmar y estrenar?

Hoy necesitás tener plata en la cuenta para poder respaldar tu proyecto o necesitás ir con un productor, además está el puntaje. Encima, no te conviene con cualquier productor porque necesitás que no solo tenga la plata sino que tenga puntaje.

Este sistema impide --algo que durante la gestión anterior funcionaba muy bien--  que cualquiera con un buen proyecto, no importa quién seas, pueda concretarlo. Si el proyecto era bueno, salía.



FICHA TÉCNICA:

Director: Martín Céspedes  
Productor: MC  PRODUCCIONES
Guionista: Martín Céspedes  
Director de fotografía: Martín Céspedes  
Editor: Alejandra Almirón
Diseñador  de  sonido: Juan Manuel Durán
Duración: 71  minutos
Categoría: Documental

 

 

 

 

Diarios Argentinos