Chubut: un "Pueblo Provida" prohíbe el aborto

Los concejales rechazaron la derogación de una norma local que declara al municipio como "Pueblo ProVida" desde 2014. No solo prohíbe la distribución de la "píldora del día después", sino que incluso va en contra de la interrupción del embarazo no punible.

Los Concejales del municipio de Dolavon, en la provincia de Chubut, votaron por mayoría rechazar un proyecto presentado para derogar la ordenanza 485, vigente desde el 2014, por la cual se declara a esa localidad como "Pueblo Pro Vida" e impide la distribución de medicamentos con fines abortivos y va en contra del aborto no punible.

La norma rechaza la denominada "píldora del día después" y cualquier otro tipo de acción "que produzca en forma directa o indirecta la muerte de la persona por nacer o induzcan a una práctica abortiva".



En su artículo 7º, detalla que "se prohíbe el uso, distribución, difusión o promoción de la llamada píldora del día después o anticoncepción de emergencia, en cualquiera de sus formas comerciales y todo otro tipo de medicamentos a usar con fines abortivos".

Por su parte, el impulsor de la derogación, el concejal Pablo Pierce, denuncia que la norma vulnera la intimidad de las mujeres y asegura que a los fines jurídicos la ordenanza sería nula, pues contradice legislación provincial y nacional sobre el tema.

La solicitud de derogación sostiene "que viola derechos establecidos en el Código Penal de la Nación y ratificados por la Ley Provincial 15, del año 2010, vinculada a los causales del aborto no punible".

Además, subraya que "esa norma provincial del año 2010 (que sentó precedente) fija en su artículo 1º que todos los establecimientos de Chubut garanticen el acceso oportuno y en condiciones de igualdad a la interrupción de la gestación en casos de aborto permitido. Y la Secretaría de Salud de la Provincia debe garantizar la atención integral, oportuna y eficaz de la mujer en los casos que el aborto no sea punible".



Fuerte Repercusión

Por esta cuestión, hubo un fuerte repudio de los colectivos feministas de esa comunidad, quienes empapelaron la sede del Concejo, ya que se trató un tema vinculado a la salud pública y a un derecho pura y exclusivamente de la mujer como es el uso de la "píldora del día después" o de la "anticoncepción hormonal de emergencia". 


El lápiz verde