Chile comienza a enterrar la Constitución de Pinochet

Con más de la mitad de los votos escrutados (cerca de 24.000 mesas), el informe del SERVEL dio un 77,9% para el Apruebo y un 22,1% para el Rechazo.

En una votación histórica, el pueblo de Chile se encamina a dar el primer paso para enterrar la constitución heredada de la dictadura militar de Augusto Pinochet y afianzar así la democracia en el país. Los resultados preliminares parecen darle un contundente apoyo a Apruebo, esto es, la posibilidad de iniciar un proceso de impulsar una nueva constitución.

Con más de la mitad de los votos escrutado (cerca de 24.000 mesas), el informe del SERVEL dio un 77,9% para el Apruebo y un 22,1% para el Rechazo. En la consulta sobre el tipo de órgano que debiera redactar la Nueva Constitución, la Convención Mixta Constitucional sumaba un 21,02% y la Convención Constitucional un 78,98%, con el 24,82% de las mesas escrutadas. 

Las mesas receptoras de sufragios estuvieron abiertas hasta las 20.00 horas. El proceso ha estado marcado por una alta participación de la ciudadanía. 

Primero se conocieron los resultados preliminares del voto en el extranjero, donde el Apruebo se impuso ante el Rechazo, al igual que la convención constitucional sobre la mixta.

Pasadas las 21 horas, el Servicio Electoral dio a conocer el primer cómputo del plebiscito, dando cuenta de una tendencia irreversible a favor del Apruebo y la Convención Constitucional. 


Un poco de historia

A un año del estallido social Chile se enfrenta a un momento histórico. Este domingo 25 de octubre se llevó a cabo el plebiscito que definirá si avanzan o no hacia una nueva Constitución.




El anuncio del proceso para reformar la Carta Magna fue la respuesta de la política a la grave crisis que se desató en octubre de 2019 y que dejó un lamentable récord: según un informe de Amnistía Internacional Chile cerró 2019 con la peor crisis de Derechos Humanos desde el régimen dictatorial del general Augusto Pinochet.

El caos se desató en octubre del año pasado cuando el Gobierno de Sebastián Piñera decidió aumentar 30 pesos el precio del boleto de subte (con lo cual la tarifa quedaba en 1,17 dólares). Los primeros en reaccionar a la medida fueron los estudiantes, quienes a modo de protesta comenzaron a saltar los molinetes para ingresar sin pagar.




Con consignas como "no es por 30 pesos, es por 30 años" la situación comenzó a agravarse y se fueron plegando distintos sectores de la sociedad. Se volvieron virales las imágenes de quema de estaciones de metro, ataques a edificios públicos y saqueos. El Gobierno respondió con toque de queda y una brutal represión.



El presidente Piñera dio marcha atrás con la suba del precio del metro, sin embargo, esta decisión no logró contener las masivas protestas. Parte de la sociedad chilena encontró la oportunidad de poner sobre la mesa distintas demandas que llevaban décadas sin ser escuchadas.  


Los cuestionamientos a la Constitución de Pinochet

Tras 28 días de masivas protestas el Gobierno y la oposición anunciaron un acuerdo para frenar el caos en torno a una de las consignas más repetidas por los manifestantes: la necesidad de que se promulgue una nueva Constitución.  

La Constitución vigente fue redactada en 1980 bajo el régimen militar de Pinochet. En este punto reside su mayor debilidad, en su ilegitimidad de origen.

Además, es fuertemente criticada por el rol residual o subsidiario del Estado en la provisión de servicios básicos tales como salud, educación y seguridad social. La privatización de estos servicios fue un sello del régimen de Pinochet.

Las otras demandas:

Los chilenos reclaman que el Estado tenga un rol más activo en la prestación de los servicios básicos. El malestar por los niveles de desigualdad en el país subyace en todas estas demandas.


Salud:

El sistema de salud chileno está compuesto por un modelo de atención mixto: el seguro público denominado FONASA (Fondo Nacional de Salud) y el privado que se llama ISAPRE (Instituciones de Salud Previsional). Las críticas hacia el sistema de salud público, con el que cuenta cerca del 80 por ciento de la población, se centran en la demora en la atención y la falta de cobertura de patologías.

Educación:

Los estudiantes fueron protagonistas en las movilizaciones de octubre del año pasado. Desde 2006 - con la denominada “revolución de los pingüinos” - los estudiantes chilenos vienen reclamando por el derecho a la educación pública, gratuita y de calidad.

Durante el régimen de facto de Pinochet se avanzó hacia la privatización del sistema de educación chileno. En 2005 el Gobierno creó el Crédito con Aval del Estado (CAE) que consiste en un préstamo bancario para que los estudiantes paguen sus estudios y que posteriormente deben devolver con intereses al Estado; con lo cual quedan endeudados por décadas.

Sistema previsional:

Está organizado en torno a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), equivalentes a las ex AFJP de Argentina. Cada trabajador aporta un 10 por ciento mensual de su sueldo bruto a un fondo de pensiones personal que es gestionado por empresas privadas. En julio pasado el Congreso chileno, a raíz de las consecuencias económicas de la pandemia, aprobó una ley que permite el retiro anticipado del 10 por ciento de los fondos de las AFP.



¿Cuál es la hoja de ruta para reemplazar la Constitución chilena?




Plebiscito:

Se llevará a cabo el 25 de octubre de 2020 (estaba previsto que se lleve a cabo en abril pero debió posponerse por la pandemia del COVID-19) y contendrá dos preguntas:

1. ¿Quiere usted una nueva Constitución? Apruebo o rechazo.

2. ¿Qué tipo de órgano debiera redactar la nueva Constitución? Convención Mixta Constitucional o Convención Constitucional.

Con respecto al segundo interrogante, la  Convención Mixta Constitucional estará conformada en partes iguales por miembros elegidos para esta oportunidad y por parlamentarias/os en ejercicio. En cambio, en el caso de la Convención Constituyente todos sus integrantes serán electos para este propósito.


Elección de los constituyentes:

La elección de los encargados de redactar la nueva Constitución se realizará el 11 de abril de 2021, junto con los comicios de gobernadores regionales y alcaldes. Bajo sufragio universal con el mismo sistema electoral que rige en las elecciones de diputados.


Plebiscito ratificatorio:

El texto que redacte la Convención Constituyente será sometido a un plebiscito ratificatorio. Esta votación se hará mediante sufragio universal obligatorio y deberá efectuarse “60 días después” de entregada la propuesta, pero “en ningún caso este podrá realizarse 60 días antes ni después de una votación popular”.


Otros datos interesantes:

El plazo de funcionamiento del órgano constituyente será de hasta nueve meses, prorrogable por una sola vez por tres meses.

Las personas que actualmente ocupen cargos públicos y de elección popular cesarán en su cargo al momento de ser aceptada la candidatura como constituyente. Aquellos que hayan sido parte de la Convención no podrán ser candidatas/os a cargos de elección popular por el término de un año desde el cese de su mandato.

Diarios Argentinos