Cepo al dólar: una medida "inevitable"

A pesar de su rechazo, el gobierno se vio obligado establecer un control de cambios para ponerle un freno a la divisa norteamericana.

El DNU publicado hoy por el gobierno en el Boletín Oficial se trató de un hecho atipico pero no por eso sorpresivo o inesperado. La corrida sin freno en la última semana del dólar anticipaba la necesidad del Ejecutivo de tomar nuevas medidas para contener a la divisa. 

Sin embargo, la alianza Cambiemos había sido una de las principales fuerzas que cuestionó el cepo a la moneda estadounidense durante el kirchnerismo. Los anuncios de hoy significan, sin duda, un último recurso antes de la debacle.

"Son medidas de crisis en un contexto de crisis. Son poco felices, pero la contracara era que el dólar siguiera subiendo y la dinámica fuera más peligrosa. Son medidas extremas, en las antípodas de lo que este Gobierno piensa, pero que el tipo de cambio siguiera subiendo era peor. El efecto es negativo por definición, pero el tema era atenuar impactos aún más negativos", consideró Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina al diario La Nación.

"Al gobierno le pareció que fue excesiva (la suba del dólar) y empezó a vender reservas, pero el mercado no ajustaba porque seguía habiendo exceso de demanda de dólares y el tipo de cambio seguía subiendo. Entonces ajustan por cantidades con la restricción a la compra de divisas para que no suba el tipo de cambio. Es una medida vinculada a la heterodoxia que va en contra de los manuales de este Gobierno, pero en una situación de crisis se recurre a todo", explicó.

En tanto, el director del estudio Eco Go, Federico Furiase, señaló: "Se trata de evitar que se acelere el drenaje de reservas en un contexto de inestabilidad política y financiera. Este ritmo de pérdida de reservas era insostenible. Hay una desconexión entre Macri, Fernández y el FMI que se ve en el Riesgo País y el mercado de bonos y el mercado de cambios. La inestabilidad financiera aumentó la demanda de dólares y después está la gente que va y saca depósitos del sistema financiero. La incertidumbre sigue estando también en la definición de cuál va a ser el programa económico de Alberto. Como esto no se iba a terminar y sólo tenés US$15.000 millones de reservas disponibles era inevitable recurrir a la obligación para que los exportadores liquiden y al límite a la compra de dólares", afirmó.

Finalmente, el economista de la consultora Ledesma Gabriel Caamaño opinó en el mismo sentido. "El Gobierno ya había hecho algo en este sentido con la medida que limitaba el crédito a exportadores, pero no había hecho nada por el lado de la demanda y ahora sí. En principio, solo está afectada la demanda privada para atesoramiento y no el turismo, ni las importaciones. Solo se pone un límite a la compra de dólares de las personas jurídicas y físicas y fuerzan a liquidar a la empresas y que no salgan a demandar por otro lado. Fuerzan la venta y restringen la demanda. Son manotazos de ahogado, porque en realidad no solucionas nada: no solucionas la inestabilidad que influye en la demanda", concluyó.


Diarios Argentinos