Cayó un 3,3 por ciento la actividad industrial bonaerense

La Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) afirma que el sector automotriz es el más afectado y advierte sobre el impacto del tarifazo de la electricidad y el gas en la industria.

La industria manufacturera en la provincia de Buenos Aires tuvo en el primer semestre del año 2016 una retracción del 3,3 por ciento en comparación con igual período de 2015, según surge de un informe de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) publicado este mes.

De acuerdo a FEBA la actividad industrial mostró comportamientos productivos dispares, que conjugó fuertes caídas en algunas ramas como la industria automotriz, la siderúrgica y la fabricación de minerales no metálicos, e incrementos en otras, es el caso de la actividad textil y del cuero.

La industria automotriz es la más afectada en lo que va del año, registró en junio una retracción interanual del 21,6 por ciento y acumuló así una caída del 13,7 por ciento. Por su parte, la baja de la actividad de la construcción provocó contracciones productivas en otras actividades industriales como la fabricación de acero crudo y de minerales no metálicos.

En sentido contrario, las tres ramas industriales que tuvieron una expansión industrial registraron tasas de incrementos muy modestas; la industria textil (1,5 por ciento), caucho y plásticos (0,9 por ciento) y refinación de petróleo (0,3 por ciento).

Otro de los datos destacados del informe es que el cambio cualitativo que se produjo en la conformación de las exportaciones bonaerenses, con una tendencia a la primarización de la producción. La modificación de los precios relativos a partir de la devaluación del tipo de cambio y la eliminación/baja de retenciones provocó una mayor participación de los productos primarios y las manufacturas de origen animal, en detrimento de las exportaciones de manufacturas de origen industrial en las exportaciones totales.

En este sentido los productos primarios y las manufacturas de origen animal pasaron de representar en conjunto el 42 por ciento del total en los últimos cinco años a alcanzar una participación un promedio del 54 por ciento entre enero y mayo de 2016; mientras que las manufacturas de origen industrial pasaron del 53 por ciento al 42 por ciento del total de exportaciones bonaerenses, en igual período de comparación.

Respecto a las perspectivas de la industria en la provincia de Buenos Aires desde FEBA advierten sobre los efectos que podrían tener los incrementos establecidos por el gobierno sobre las tarifas de los servicios públicos (gas y energía eléctrica). Concluyen que esto puede impactar por dos vías: a) aumentando sus costos y forzando a estas firmas a incrementar sus precios para mantener sus rentabilidades; y b) a partir de una merma en el poder adquisitivo de los consumidores con una consecuente caída en la demanda y en los niveles de producción.

En caso de confirmarse estos aumentos en los servicios entienden que las empresas que desarrollan actividades electro-intensivas (aluminio, siderúrgica, y ferroaleaciones) que ya sufren caídas en sus niveles actividad verían aún más compleja sus ecuaciones económico – financieras.


San Martín móvil