Cayó 64% la inversión extranjera directa en 2016

La estimación de la CEPAL mostró una abrupto retroceso en los flujos de inversión extranjeros en Argentina. Solo entraron US$4.229 millones durante el año pasado y fue la peor caída de la región.

Un informe de la CEPAL (la Comisión Económica para América Latina) señaló que la inversión extranjera directa (IED) en Argentina cayó 64% en 2016. Los números de la IED bajaron para toda la región en la comparación con el 2015: en América Latina y el Caribe retrocedieron un 7,9%.

La lluvia de inversiones parece no haber llegado a la región, pero menos aún a la Argentina: a América Latina y el Caribe ingresaron US$167.043 millones de inversión, de los cuales nuestro país recibió US$4.229 millones, un 64% menos que en el 2015.

Argentina lideró el ranking de las caídas más importantes de la IED, la siguieron en segundo lugar Ecuador (-43,7%) y en tercer lugar Chile (-40,3%). Los países que más incremento en inversión extranjera directa recibieron durante 2016 fueron Colombia (+15,9%) y – a pesar de la recesión y la crisis política - Brasil (+5,7%).

En cuanto a la proporción de IED recibida sobre producto bruto interno el promedio de la región durante el año pasado fue de 3,6%. Solo Chile, Colombia y Brasil estuvieron por sobre el promedio regional con una IED por encima del 4% del PBI.

Los dos países con menor proporción de inversiones extranjera directa sobre PBI fueron Argentina y Ecuador, ya que ambos se mantuvieron por debajo del 1%.

Proceso de desinversión en Argentina

Además el informe de la CEPAL da cuenta de un proceso de “desinversión extranjera directa” ocurrido en Argentina durante el 2016 por la venta de activos de empresas multinacionales radicadas en el país.

El informe señala los casos de la transferencia de los activos de Petrobras Argentina a Pampa Energía, por US$892 millones; la venta de las participaciones en Edenor y Edesur de manos de inversores estadounidenses y venezolanos (no identificados) a la firma local Desarrolladora Energética por US$220 millones; y la transferencia de Petroken, de Lyonell Basell, de Holanda, al Grupo Inversor Petroquímico por US$184 millones.

Respecto de la reinversión de las empresas el texto de la CEPAL señala como IED en 2016 un total de US$7976 millones como aportes de capital y reinversión de utilidades de firmas extranjeras. Un 15% más baja que los US$9377 millones de IED del año 2015.

En este sentido lo que queda plasmado es que los mecanismos de regulación existentes hasta 2015 impulsaron la reinversión de las utilidades de las filiales de empresas extranjeras. Y que la liberación posterior del “cepo cambiario” promovió la fuga de utilidades hacia el exterior.

Diarios Argentinos