Interna en Cambiemos: la rebelión de los radicales amenaza al PRO

A pesar de que la línea que bajó el Gobierno nacional fue evitar las internas, la UCR irrumpió con candidatos propios en varios distritos. El resultado en La Pampa prendió señales de alerta en el macrismo.

Corría abril de 2018 cuando el dirigente radical Ricardo Alfonsín opinó que "sería ideal que la UCR tuviera candidato propio en 2019 para que la sociedad decida qué ala hay que fortalecer de Cambiemos”. En ese entonces, no parecía una posibilidad cierta que el radicalismo le dispute las candidaturas al PRO, pero la política es dinámica y hoy está todo por verse. La rebelión de los radicales comenzó en las provincias y dio sus primeros resultados en La Pampa.

A pesar de que la línea que bajó el Gobierno nacional fue evitar las internas, la UCR desoyó el mandato e irrumpieron con candidatos propios en varios distritos. El primer test electoral fue el pasado domingo con las PASO en La Pampa. Allí, el candidato radical Daniel Kroneberger se impuso cómodamente al elegido del presidente Macri, Carlos Javier Mac Allister.

El resultado de las elecciones pampeanas le “subió el precio” al radicalismo y prendió señales de alerta en el macrismo, que ya movió sus primeras fichas. Tras el "efecto La Pampa", el presidente del PRO santafesino, Federico Angelini, quien iba a ser el candidato a gobernador impulsado por la Casa Rosada, ya dio los primeros indicios de que se bajará de la carrera electoral. Por lo que el único candidato del oficialismo en la provincia será el intendente radical José Corral.

En Río Negro también logró imponerse la fórmula radical. Durante una reunión llevada a cabo la semana pasada, la alianza Cambiemos acordó bajar a su candidato a gobernador, Sergio Wisky, quien encabezará la lista de diputados en octubre. Cambiemos llevará aquí una fórmula cien por ciento femenina: la encabezará la radical Lorena Matzen y la acompañará la empresaria macrista Flavia Boschi.

El radicalismo parece convencido a dejar de ser un socio minoritario en Cambiemos y apuesta fuerte. Tal es el caso de Córdoba, donde no lograron acordar una fórmula única. El intendente de la Capital cordobesa, Ramón Mestre (UCR), resistió las presiones y confirmó que se presentará con Carlos Briner para enfrentar al diputado Mario Negri (PRO) y Héctor Baldassi, la formula apoyada por Mauricio Macri. Las PASO en Córdoba marcarán un día clave para la nueva estrategia del radicalismo.

Con respecto a Mendoza, el presidente Macri le ofreció al gobernador Alfredo Cornejo que unificara las elecciones a cambio de bajar la precandidatura Omar de Marchi, pero como no hubo acuerdo y las elecciones provinciales serán anticipadas el 9 de junio (PASO) y las generales el 29 de septiembre, el postulante macrista competirá contra el intendente de Mendoza y hombre de Cornejo, Rodolfo Suárez.  

Todavía quedan algunas candidaturas sin resolver, como sucede en Tucumán, donde salieron a instalar a la senadora radical Silvia Elías como candidata de la alianza, con lo cual quedarían en el camino José Cano, Domingo Amaya y Alfonso Prat Gay.

Aún no está definido quién será el candidato y especulan con explotar al máximo el quiebre en el peronismo entre Juan Manzur y José Alperovich.

La rebelión de los radicales comenzó en las provincias pero no está descartado que impulsen a un candidato propio a nivel nacional. Quienes especulan con esta posibilidad piensan en Martín Lousteau, un nombre que no solo inquieta a Macri sino también a Horacio Rodríguez Larreta. Si bien hasta el momento parecería que el jefe de Gobierno porteño va cómodo en su espacio por la reelección, el radical que podría cruzársele es justamente el exembajador.  




Diarios Argentinos