Cambiemos hace menos compras vía licitaciones públicas que las que hacía el kirchnerismo

Solo el 13% de las contrataciones que hizo el Estado durante el 2017 se realizó mediante licitaciones públicas, contra el 19% registrado en 2015. Licitaciones y concursos privados, el instrumento preferido del macrismo.

En términos proporcionales, Cambiemos realiza menos compras vía licitaciones públicas que las que hacía el Estado durante el kirchnerismo. En 2017, solo el 13% de las contrataciones para las diferentes áreas administrativas se hizo por esta vía, contra el 19% registrado durante el 2015, el último año del gobierno de Cristina Kirchner. La mitad de las compras efectuadas el año pasado se vehiculizaron mediante licitaciones y concursos privados. La información surge de un relevamiento del diario La Nación.

Durante 2017 se registraron 17.497 contrataciones por parte del Estado. De ese total, solo el 13% (2777 compras) se canalizó a través de licitaciones públicas. El mecanismo preferido por Cambiemos fue la licitación privada: un 41,5% de las compras estatales (7270 en números absolutos) se hizo por esta vía. El 35,9% (6.281 contrataciones) se realizó por contratación directa, en tanto que el 7,6% se efectuó por concurso privado.

La mayor incidencia de las contrataciones directas y las licitaciones privadas en las compras del Estado se explica en parte por el decreto 690 que Mauricio Macri firmó en mayo del 2016. Esta normativa subió el tope a partir del cual los funcionarios deben convocar a una licitación, de $800.000 a 6 millones de pesos (un aumento de 650%). En el caso de contrataciones directas, el límite se elevó de $200.000 a $1.300.000. El Gobierno justificó esta modificación con el argumento de otorgarle “mayor celeridad y eficacia” a las compras de los distintos organismos estatales.

Así, de acuerdo con La Nación, las contrataciones mediante licitaciones y concursos privados crecieron fuertemente: pasaron de representar el 24,7% en 2015 a explicar el el 50% de las compras del Estado en 2017. Este tipo de transacciones implica menos controles, tanto para los organismos públicos como para los proveedores, que las licitaciones públicas, y es también menos efectiva para bajar los precios, aunque más ágil.

De todos modos, si se mide en función de los montos involucrados, las licitaciones públicas constituyen el principal mecanismo de compras con $11.076 millones, un 45% del total erogado por el Gobierno el año pasado. El 37% de lo que gastó el Estado se hizo vía contratación directa (unos $9 mil millones); en tanto que el 15% ($3.194 millones) se canalizó mediante licitaciones y contrataciones privadas.

Diarios Argentinos móvil