Cambiemos confirmó su crisis política en Santa Fe

El candidato José Corral quedó tercero con solo el 19,67%, a pesar del fuerte respaldo del macrismo. Las PASO marcaron el fuerte retroceso del Gobierno en una de las provincias más importantes para la estructura política que necesita Macri para lograr la reelección.

Las PASO en la provincia de Santa Fe dejaron diseñado un escenario de cara a las elecciones generales del 16 de junio que tendrá a Antonio Bonfatti (31,15%) y a Omar Perotti (28,20%) como protagonistas de la principal pelea en las urnas, pero también marcaron un fuerte retroceso del Gobierno en una de las provincias más importantes para la estructura política que necesita Mauricio Macri para lograr la reelección.

En el tercer distrito más importante del país, Cambiemos quedó relegado al tercer lugar, muy lejos del peronismo y del Frente Progresista. Así, confirmó su mal desempeño en las elecciones provinciales celebradas hasta ahora, donde pudo hacer poco ante los oficialismos locales y el PJ, y en la mayoría tuvo un desempeño muy por debajo de los comicios anteriores. 

Cambiemos, liderado por el radical José Corral en Santa Fe, obtuvo solo el 19,67%, y se confirmó como tercera fuerza en la provincia. Ni la marca de la alianza, ni el respaldo del propio presidente Mauricio Macri, que estuvo la semana pasada en la provincia, ni el apoyo de altos dirigentes del gobierno como Vidal y Carrió lograron remontar un resultado negativo para el oficialismo nacional.

A pesar de la derrota, Corral intentó mostrarse optimista. "En Santa Fe se puede. Lo vamos a demostrar en la campaña para las elecciones generales. ¡Vamos juntos!, en junio tenemos que ser muchos más. (...) Hoy arranca la campaña que nos va a llevar a gobernar la provincia de Santa Fe", manifestó. 

Sin embargo, puertas adentro saben que se trata de un resultado que no se podrá dar vuelta, sobre todo por el marcado descontento respecto del gobierno de Macri, ante una economía muy golpeada que no puede controlar. 



Este panorama para el macrismo se muestra muy diferente a lo que fueron las elecciones de 2015. En esa oportunidad, el PRO logró posicionarse como la segunda fuerza política provincial y Miguel Del Sel, el candidato del PRO, estuvo muy cerca de ganar la gobernación. Se impuso en las PASO, pero cayó por apenas 1800 votos frente al actual gobernador, Miguel Lifschitz. A su vez, en las elecciones legislativas de 2017, Cambiemos creció y la lista encabezada por Albor Cantard se quedó con la mayoría de las bancas de diputados nacionales. 

Pero esta elección confirma la séptima derrota consecutiva de Cambiemos en las elecciones provinciales, luego de las duras caídas de los candidatos del oficialismo nacional en las PASO de La Pampa, San Juan, Chubut, Entre Ríos y las posteriores derrotas en las provincias de Neuquén y Río Negro. El panorama pinta negro para el Gobierno nacional.

Diarios Argentinos