CABA: pandemia y crisis habitacional

¿Cómo se combina la consigna de “quedate en casa” con la extendida problemática de acceso a la vivienda de las personas en situación de vulnerabilidad social? El reclamo por el cumplimiento del DNU 320/20.


La pandemia de la COVID-19 intensificó la emergencia habitacional en la Ciudad de Buenos Aires, ¿cómo se combina la consigna de “quedate en casa” con la extendida problemática de acceso a la vivienda de las personas en situación de vulnerabilidad social? Desde el inicio de la cuarentena se multiplicaron las denuncias sobre amenazas – y no solo amenazas – de desalojos en la Ciudad, a pesar del decreto del Gobierno nacional que lo impide.


¿Qué dice el DNU 320/20?

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) N° 320, publicado en el Boletín Oficial el 29 de marzo, prohibe, en términos generales, los desalojos por falta de pago, prorroga los contratos de alquiler y establece el congelamiento de precios hasta septiembre de este año.


A pesar de esta norma, cada mes ante una nueva fecha de cobro de alquileres crecen las denuncias de hostigamiento y violencia habitacional de parte de los dueños de los inmuebles que se resisten a cumplir con el DNU 320/20. Esta situación es más dramática para aquellos que tienen contratos informales, en particular, en pensiones y hoteles de la Ciudad. Sin embargo, es preciso aclarar que el DNU es aplicable a todo tipo de contrato de locación sea formal o informal y rige en todo el país.

En este contexto, distintas agrupaciones sociales exigen el cumplimiento del DNU 320/20, reclaman que se respeten sus derechos y critican la lógica asistencialista del Gobierno porteño. Desde “No tan distintas” - una organización que acompaña a mujeres y disidencias en situación de calle o vulnerabilidad social - revelan que durante la cuarentena recibieron de manera frecuente denuncias de personas que fueron amenazadas y obligadas a dejar sus viviendas ante la imposibilidad de pagar el alquiler.

Este es el caso, por ejemplo, de Verónica José Pineda, migrante embarazada de siete meses, que encontró la semana pasada sus pertenencias en la calle tras acumular una deuda de tres meses en el hotel donde vive en la zona de Flores. Este relato se repite y con protagonistas con características similares: personas en situación de vulnerabilidad social, con trabajos informales o “changas”, trabajadores sexuales, muchos de ellos inmigrantes, de zonas de bajos recursos de la Capital.

En el mismo sentido, la Asamblea Popular por los Derechos de las Personas en Situación de Calle emitió el pasado lunes un comunicado donde narran graves episodios que tuvieron lugar durante el período de aislamiento social en relación a la emergencia habitacional. Le pusieron nombre y apellido a las víctimas y responsabilizaron al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio hemos tenido que lamentar muchas pérdidas. El 30 de mayo murió Agustín Lara, de 16 años, al caérsele encima un pedazo de mampostería mientras dormía en la calle. El 7 de junio fue Leonardo Macrino, quien sufría un padecimiento mental y fue desalojado enfermo de un hotel del barrio de Monserrat, y amaneció muerto sobre la vereda en la esquina de Luis Sáenz Peña y Chile”, sostuvieron desde la Asamblea.

Y continuaron: “A los pocos días fue a Sergio a quien sus compañeros de ranchada encontraron sin vida, tenía 63 años y dormía en la esquina de México y Sánchez de Loria. El 27 de junio fue Dimitri, un señor de origen serbio que paraba en Av. Caseros y Lavardén, en el Barrio de Parque Patricios; fue trasladado por una ambulancia del SAME que llamaron sus vecinxs y falleció a las pocas horas en el Hospital Penna. El 3 de julio, Bernardo “Tuly” Micieli, de 66 años, quien había sido desalojado en plena pandemia del terreno ubicado en Melián y Vilela en el barrio de Saavedra, donde vivía, con lo que quedó en situación de calle y perdió su vida”.

“Responsabilizamos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por cada una de estas muertes, que son consecuencia del abandono, la desidia, la falta de respuestas y de políticas públicas para todas las personas en situación de calle que se encuentran en plena pandemia a la intemperie, sin acceso al agua, sin posibilidades de alimentarse, sin poder controlar su salud y expuestxs a todo tipo de violencias”, concluyeron.

Retomando la pregunta inicial, ante la pandemia y la consigna “quédate en casa” urge que el Gobierno porteño atienda los reclamos de la población más vulnerable y adopte las medidas que garanticen el cumplimiento del DNU 320/20 para evitar las situaciones de hostigamiento y violencia habitacional. 


Diarios Argentinos móvil