CABA: el Defensor del Pueblo pidió tomar "medidas estrictas"

Alejandro Amor consideró que "todavía hay posibilidad de tomar cierto control sobre la cantidad de casos". Además, afirmó que desde el comienzo de clases "se triplicó la contagiosidad en las escuelas porteñas".

Días antes de que el Gobierno nacional emita un nuevo DNU, el Defensor del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Alejandro Amor, afirmo este martes que "es un momento en el que hay que tomar medidas estrictas, muy rígidas, por período corto". Además, afirmó que desde el comienzo de clases "se triplicó la contagiosidad en las escuelas porteñas".

Esta tarde, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, recibió a sus pares de Provincia y Ciudad, Carlos Bianco y Felipe Miguel, para delinear la estrategia a seguir en las próximas semanas. Trascendió en las últimas horas que el Ejecutivo porteño acompañaría en esta ocasión las disposiciones del Gobierno nacional ante la suba exponencial de contagios.

"Es un momento en el que hay que tomar medidas estrictas, muy rígidas, por un período corto, mientras llegan las vacunas pautadas", afirmó el funcionario en declaraciones a FM Futurorock.  "Parecería que todavía hay posibilidad de tomar cierto control sobre niveles de contagios, y bajar los niveles de ocupación en los hospitales", agregó.

Amor realizó estas declaraciones tras difundir un informe de la Defensoría efectuado en base a las recorridas que esa entidad realiza "todos los días" por escuelas y hospitales.  "Estamos frente a números muy altos de contagios", advirtió el titular del organismo.

Sobre esos indicadores, Amor profundizó: "Se habla de meseta pero nosotros vemos escalones de mesetas que siguen siendo más o menos de 1000 casos por semana, con un promedio muy alto, y un número muy grande de personas fallecidas" al igual que "el altísimo nivel de ocupación de camas de terapias intensivas".  Por otra parte, Amor consideró que "hay una actitud pasiva en cuanto a los testeos".

"Estamos con un nivel de testeo de entre 80 a 95 mil por día testeos en la semana, esto baja los fines de semana, por eso hay menos cantidad de casos, y creemos que hay una actitud pasiva en cuanto a los testeos, porque el Estado ha tomado una actitud de 'si tiene síntomas o realizó viajes vaya a testearse', cuando en realidad también hay que salir a buscarlos".

Sobre este punto, Amor ejemplificó con "el trabajo que se hizo en alguna oportunidad, sobre todo en los barrios vulnerables", en referencia a los operativos Detectar, testeos realizados en barrios y villas de la CABA y el conurbano. Por otra parte, indicó que desde el inicio de clases se "triplicó el nivel de a contagiosidad en las escuelas porteñas", en base a otro informe que realizó la Defensoría.

"Hicimos un relevamiento cuando comenzó este año el calendario escolar, y cuando lo terminamos vimos un nivel de 0.5% (de contagios). Sin embargo, hoy está por arriba del 1.7%; es decir que hay aproximadamente unas 12.000 docentes y alumnos contagiados en forma directa", enumeró.

Amor dijo también que en el estudio se observaron tres variables que motivan esos contagios, entre ellas "el ingreso y salida de los colegios, teniendo en cuenta que el promedio de ancho de las veredas no es superior a tres metros, y en algunos barrios es de metro y medio".  

"Otro punto a observar fue la necesidad de aumentar la cantidad de micros escolares y al mismo tiempo tenemos el problema del transporte público", puntualizó.

Por otra parte, destacó la necesidad de pensar en la "conectividad" en distintas zonas, en especial en los barrios carenciados "como la Villa 31, donde además la conectividad es más cara porque se usan los datos del celular".

Diarios Argentinos