BUENOS AIRES A PIE

¿Sabías que... en el barrio de Palermo podés encontrarte con un ejemplo del movimiento de vanguardia deconstructivista?


Se trata del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, MALBA. Ubicado al 3415 de Av. Figueroa Alcorta, entre las calles San Martin de Tours, Martín Coronado y compartiendo parte de la manzana con la Plaza de la República de Perú. Forma parte del corredor cultural denominado “la milla de los museos” que comienza en El Bajo, desde Libertador y Suipacha, hasta los bosques de Palermo. Se pueden encontrar el Museo Isaac Fernández Blanco, el Palais de Glace, Museo Nacional de Bellas Artes, Centro Cultural Recoleta, Museo de Arquitectura y el Museo Nacional de Arte Decorativo entre otros.  



En 1996, Eduardo F. Costantini, importante desarrollador inmobiliario argentino y coleccionista de pintura moderna y latinoamericana contemporánea decidió construir un museo para poder exhibir y conservar su colección. La fundación que lleva su nombre realizó el programa básico de necesidades y en 1997 se convocó a un certamen internacional organizado por la Unión Internacional de Arquitecto. En el marco de la VII Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires (BA/97), el jurado integrado por figuras internacionales de alto nivel, como Norman Foster (Inglaterra) César Pelli (Argentina), Enric Miralles (España), Kenneth Frampton (EE.UU.) o Mario Botta (Suiza), seleccionaron entre 430 trabajos de 45 países distintos el proyecto de tres jóvenes arquitectos cordobeses, Gastón Atelman, Martín Fourcade y Alfredo Tapia.

La idea rectora del proyecto fue integrar el edificio a la ciudad, lograr generar un ambiente que contribuya a una mejor interacción entre el arte y los visitantes, que sea inclusivo y receptivo con los ciudadanos evitando barreras y elitismos. Sostenían que la ciudad debía ingresar al museo y con ella las personas, dialogo que se resalta al no sólo ofrecer exposiciones sino también espacios para muchas otras actividades.

Su estilo deconstructivista se caracteriza por la fragmentación con un diseño no lineal, por la manipulación de la superficie de las estructuras y por una geometría que distorsiona y rompe con algunos principios arquitectónicos para así poder lograr mayor movimiento y fluidez espacial. También se observa en la manera de yuxtaponer los volúmenes formando espacios con múltiples caras, la forma en que se utilizan los ángulos agudos resaltando las aristas, o cómo la piel de vidrio excede a la forma. También en el juego de volúmenes con revestimientos de piedra caliza española que contrastan con los de vidrio verde estilo courtain Wall, que continuamente remarcan la oposición entre opaco-traslucido, pesado-liviano, macizo hueco. Los volúmenes nunca llegan a tocarse o los encuentros entre estos se resuelven con una raja vidriada. Todos estos conceptos muy vanguardistas implican una alta inversión, que hace muy difícil realizar este tipo de edificios. Los autores resaltan la idea de los espacios concebidos como excavados en un volumen, sensación que se percibe en las perspectivas del vacío central.



Se adopta una trama con una matriz generada a partir de los ejes de la avenida Alcorta y la calle San Martin de Tours. El edificio de aproximadamente 8.500m2 entre espacios cubiertos, semicubiertos y descubiertos se realizó con la dirección de obra del estudio MSGSSS, y el contratista Gerlach Campbell Construcciones S.A.

El acceso sobre la Av. Figueroa Alcorta se encuentra sobre una gran plataforma. La imponente entrada se resalta con el volumen saliente que a la vez genera un semicubierto y se acentúa con la escalinata de acceso. Desde la llegada y con la entrada al hall se van generando diferentes secuencias espaciales donde varían las escalas. En el hall de entrada, de 144m2, se encuentra a la derecha el sector de venta de libros, reproducciones y merchandisign del museo; mientras que hacia la izquierda se encuentra el bar-restaurante con paredes vidriadas que dan a la Plaza Perú. El auditorio con capacidad para 270 personas se encuentra en un desnivel y también tiene vistas a la plaza con iluminación natural y con una cortina acústica que lo aísla del ruido. Bajo la explanada central se ubica el estacionamiento con capacidad para 60 vehículos, al que se accede desde la fachada posterior a través de unas grandes puertas de madera sobre la calle Martín Coronado.

El museo se organiza alrededor de un vestíbulo central de planta trapezoidal de gran altura, que coincide con la altura total del edificio, muy iluminado. Es el corazón del museo con una cubierta transparente y con planos vidriados verticales de la carpintería que da a la terraza ubicada hacia Norte. Ambos dejan pasar la luz natural iluminando todo el hall central y permiten ver las copas de los jacarandás que rodean el edificio y que a finales de octubre florecen y tiñen todo el ambiente con un intenso color lila. El piso es una amplísima escalinata que desciende hacia la única sala ubicada por debajo del nivel de acceso destinada a muestras temporales, un hall triangular de 62m2 rematado por una pared de cristal que da a la terraza, un patio de luces con un espejo de agua y revestimiento de piedra caliza.

Utilizando un sistema de circulación vertical, una gran escalera mecánica atraviesa el lugar conectando las salas principales y la colección permanente.

En el primer nivel se ubica la biblioteca y una terraza exterior para esculturas con una superficie de 218m2 que se orientan hacia San Martín de Tours, la calle más tranquila y arbolada del entorno. Los 687m2 restantes pertenecen a las salas de exposiciones permanentes.

En el segundo nivel, las salas de exposiciones temporales cuentan con 608m2 de espacio flexible. Acá se pueden compartimentar en galerías menores y tener un funcionamiento completamente independiente. Y las permanentes cuentan 271m2. Las salas de exposición ciegas tienen rajas horizontales que permiten intuir el exterior: se trata de cajas blancas puras con muros que permiten el ingreso de luz natural filtrada a través de vidrios especiales y de planos de sombra.



Los sectores vidriados del edificio corresponden a diferentes espacios públicos que albergan las actividades complementarias. En el 2017 se reformaron todos los espacios públicos. En la planta baja se mejoró el acceso, la circulación, la comunicación y la calidad de los servicios. Se modificaron el acceso, recepción, informes, amigos, biblioteca, tienda, restaurante y baños debido a las nuevas necesidades derivadas del crecimiento del museo. Se ampliaron el área de acceso y recepción en un gran espacio central, que permite a simple vista localizar las diferentes propuestas y servicios. La operación principal, que implicó la transformación de unos 1000m2, contempló la igualación de los pisos en una superficie común y el desplazamiento de la isla de informes y cajas hacia uno de los laterales del edificio, con la incorporación de un sistema de pantallas como soporte de comunicación, digital y dinámico. La tienda, a su vez, pasó a ocupar un espacio central sobre las escaleras principales; mientras que los baños son remodelados para adaptarse a las necesidades de un museo contemporáneo. El restaurante se remodeló completo, integrándolo al hall del museo, y cuenta con una superficie total de 330 m² más una terraza con deck con capacidad para 58 cubiertos.

Se puede visitar todos los días de 12 a 20hs excepto los martes. Las entradas pueden comprarse online. Entre los más de dos centenares de obras donadas en el 2001 para la fundación que actualmente alberga y exhibe una colección de seiscientas obras de importantes artistas encontramos obras de Frida Kahlo, Autorretrato con loro y chango; Tarsila Do Amaral, Abaporu; Xul Solar, Pareja; o Antonio Berni, Manifestación.

En el 2007 el MALBA fue declarado Sitio de Interés Cultural por parte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y al año siguiente recibió el Premio Konex de Platino como Mejor entidad cultural de la última década.



No te pierdas el próximo Buenos Aires a pie... donde te seguiremos sorprendiendo con edificios singulares de Buenos Aires.

Anna y Florencia son socias fundadoras de RGM Arquitectas .
 Podés seguirlas en:
     

Diarios Argentinos