Bossio impulsa un aumento extra para jubilados y pensionados

El diputado nacional presentó un proyecto de ley para otorgarles un 13% adicional a los beneficiarios de la seguridad social y compensar así la pérdida de poder adquisitivo durante 2016.

El diputado nacional Diego Bossio presentó un proyecto de ley que prevé un aumento extraordinario del 13% para jubilados y pensionados. La medida se orienta a compensar la pérdida de poder adquisitivo que sufrirán los beneficiarios de la seguridad social en 2016, que según las previsiones del Bloque Justicialista será mayor al 15%, estimando un incremento anual de los ingresos del 30% contra una inflación de alrededor de 45% para el mismo período.

De aprobarse la iniciativa, representaría un beneficio directo para casi 16 millones de personas. El aumento  excepcional del 13% abarcaría a jubilados; titulares de pensiones no contributivas por vejez, invalidez, madres de siete hijos o más y pensiones graciables; beneficiarios de pensiones honoríficas de Veteranos de la Guerra del Atlántico Sur; niños cubiertos por la AUH y titulares de la Asignación por Embarazo para Protección y; por último, niños cubiertos por las Asignaciones Familiares.

El proyecto, al que tuvo acceso El País Digital, plantea que la prestación extraordinaria será financiada con la renta generada por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) en 2014 (casi 40 mil millones de pesos) y en 2015 (más de 52 mil millones de pesos). Vale recordar que los recursos del FGS fueron materia de controversia durante el primer semestre del año, cuando el oficialismo promovió el pago de los juicios por reajuste de haberes a jubilados y la posibilidad de vender parte de las acciones del fondo.

Con todo, la pérdida de poder adquisitivo de los beneficiarios de la seguridad social que se proyecta para el 2016 se debe a que el índice de movilidad jubilatoria, al estar atado al nivel de recaudación fiscal, cerrará muy por debajo de la inflación. Según la previsión de Diego Bossio, como se ha dicho, esa brecha será negativa en alrededor de un 15%.

Desde que se sancionó en 2009 la ley que ajusta los aumentos jubilatorios, los incrementos siempre estuvieron cerca o inclusive por encima del índice inflacionario. En 2009, el aumento para los adultos mayores fue del 18,9%, y la inflación calculada por el IPC San Luis fue del 18,5%; en 2010, se registró un 26,5% de aumento y un 27% de inflación; en 2010, un 37% y un 23,3% respectivamente; en 2012, el incremento anual fue del 29% y la inflación del 23%; en 2013, ambas cifras orbitaron el 32%; en 2014, los jubilados y pensionados aumentaron sus ingresos un 37,4%, en tanto que el incremento de precios fue del 39%; finalmente, en 2015, ante un aumento de las prestaciones sociales del 33%, la inflación -siempre medida por el IPC San Luis- fue del 31,6%.

Diarios Argentinos