Bonfatti: "No hay país que funcione con una inflación de 50%"

El exgobernador analizó la situación social y económica de la provincia y del país y reclamó por la deuda que el Gobierno nacional mantiene con la provincia. "No aceptamos la quita del Fondo Sojero, el gobernador se ha plantado y lo vamos a acompañar", advirtió.

El presidente de la Cámara de Diputados de la provincia y titular del Partido Socialista, Antonio Bonfatti, participó el lunes de un nuevo plenario de la Confederación General del Trabajo (CGT) en la ciudad de Rafaela, donde analizó la situación de los trabajadores y la actualidad social y económica de la provincia y del país.

En ese contexto, se refirió al Presupuesto 2019, que se votará la semana próxima en el Congreso: "Lamentablemente, en todas las cuestiones sociales, como salud, educación, estudios, tecnología, hay una merma considerable de entre el 15% y el 60% con respecto al año anterior. Lo mismo con las obras públicas, que tardan mucho tiempo".

Por otra parte, remarcó que observa una realidad "compleja y difícil a futuro" porque "no hay economía ni país que funcione con una inflación del 45 o 50%, y tasas del 70%".


"No hay economía ni país que funcione con una inflación del 45 o 50%"


"No hay familias ni empresas que puedan tomar un crédito, sumado a la recesión y la deuda externa, que sigue creciendo", destacó.

Por otra parte, señaló que Santa Fe es una de las pocas provincias que se negó a firmar el nuevo Pacto Fiscal. "No aceptamos la quita del Fondo Sojero, el gobernador se ha plantado y lo vamos a acompañar", advirtió.

A la vez que recordó que la Nación "no ha cumplido con la deuda que tiene con la provincia", por lo que reclamó el pago.



Por último, en tono de campaña, el exgobernador señaló: "Desde Santa Fe vamos a seguir poniendo el hombro y humildemente vamos a demostrar que hay otra forma de hacer política, de gestionar buscando consensos y estando siempre del lado de los que producen y trabajan".

"Tenemos que tener un proyecto de Nación, preguntarnos qué queremos hacer con la industria, no sacar cada uno su provecho para cada provincia. Cuando cada sector quiere sacar tajada por sí mismo, hacer una negociación parcial, los perjudicados terminan siendo todos los argentinos", concluyó.

El lápiz verde