Bolsonaro congeló salarios públicos

El presidente de Brasil anunció que promulgará una ley de ayuda económica para paliar la crisis por el coronavirus, pero vetará el aumento de los empleados públicos, cuyos ingresos se congelarán hasta 2022.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, anunció este jueves que promulgará una ley que en la que se contempla que el salario de los empleados públicos quedará congelado hasta 2022.  La nueva normativa, además, prevé una ayuda de 10.200 millones de dólares para enfrentar los efectos de la pandemia del coronavirus. 

Según justificó Bolsonaro, la anulación de las paritarias hasta el próximo año en el ámbito del sector público “es el remedio menos amargo para los empleados públicos, de extrema importancia para todos los 210 millones de brasileños”.

Asimismo, el presidente ponderó el plan de ayuda estatal en la lucha contra la pandemia: "Es el mayor paquete de ayuda de la historia de Brasil. Estamos en unidad para enfrentar esta crisis".

La ley, en rigor, fue sancionada a principios de mayo. Lo que hizo Bolsonaro este jueves fue anunciar que vetará el aumento contemplado en dicha ley para los empleados públicos de los niveles federal, estadual y municipal. 

La decisión fue comunicada mediante una teleconferencia, en la que el propio presidente acordó con los 27 gobernadores la medida. Consensuó con ellos no actuar contra el veto que congela los salarios tanto en el Poder Legislativo como en el Judicial. Algunas categorías podrían quedar exentas del congelamiento, como por ejemplo las fuerzas policiales.

El paquete de 10.200 millones de dólares que prevé el paquete lanzado por Bolsonaro se da en medio de una profunda crisis sanitaria: Brasil tiene al día de hoy casi 19 mil muertos y más de 290 mil infectados por coronavirus. 


El lápiz verde