Bertone cuestionó al Gobierno nacional por Malvinas

La gobernadora fueguina aseguró que se enteran por los medios de las “preocupantes” medidas que adopta el Ejecutivo con relación a las islas y pidió que la provincia tenga “mayor intervención”.

La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, realizó ayer un fuerte cuestionamiento al Gobierno nacional por la política exterior con relación a Malvinas, a través de una nota dirigida al ministro de Relaciones Exteriores de la Nación, Jorge Faurie. Según consideró, algunas acciones de política exterior relativas a las Islas Malvinas “afectan a los intereses” de la provincia.

“Recurrentemente debemos enterarnos por los medios de comunicación, tanto nacionales como británicos, de las preocupantes medidas en aspectos que incumben a asuntos de relevancia para los fueguinos”, alertó la mandataria provincial, quien aclaró que en esta oportunidad se refiere a la reunión del Subcomité Científico de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur convocada para esta semana, “ámbito que la Argentina abandonó en 2005 ante las frecuentes decisiones unilaterales que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte adoptaron en la zona”.

“De la reunión participarán científicos y funcionarios de la República Argentina y del Reino Unido. A dicha reunión no fueron invitados representantes de Tierra del Fuego, pero ha tomado estado público la asistencia de ciudadanos británicos que habitan las islas. Es una gran decepción que la Cancillería Argentina haya excluido a los representantes provinciales y haya avalado la presencia de isleños como parte de la delegación británica”, sostuvo la gobernadora fueguina.

“Frente a una situación que, como provincia marítima, observamos hace años de depredación de los recursos pesqueros en el Atlántico Sur, no podemos perder de vista este tema inseparablemente unido a los problemas económicos que atraviesa el país”, planteó Bertone, a la vez que agregó: “La estimación de pérdidas económicas de Argentina por las actividades de pesca ilegal y de explotación de otros recursos naturales, renovables y no renovables, sustentada en muchos casos por la emisión unilateral e ilegítima de permisos de pesca que realizan autoridades de ocupación británica en el Atlántico Sur, no puede ser desconocida”.

Finalmente, la mandataria fueguina solicitó en la misiva “mayor participación en los asuntos inherentes a Malvinas” y que cualquier avance en negociaciones bilaterales se realice “en base a los intereses nacionales, resguardando el patrimonio de todos los argentinos y preservando también estos espacios para las futuras generaciones”.


El lápiz verde