Por el escándalo de los barbijos, renunciaron dos funcionarios del Gobierno porteño

Se trata de Nicolás Montovio, que estaba a cargo de la Subsecretaría de Administración del Sistema de Salud, y Gonzalo Robledo, que presidía el ente de Turismo.

Dos funcionarios del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta renunciaron por el escándalo en la compra de barbijos a 3000 pesos. A su vez, estarían vinculados a presuntas irregularidades en la contratación de un hotel para aislar preventivamente a las personas llegadas de países con coronavirus. “Se definió además una serie de medidas para elevar los estándares de exigencia”, confirmaron desde el gobierno.

Según informó el Ejecutivo porteño en un comunicado, los renunciantes son Nicolás Montovio y Gonzalo Robredo. El primero, que estaba a cargo de la Subsecretaría de Administración del Sistema de Salud, sería el responsable de la compra de los tapabocas. El segundo, por su parte, presidía el Ente de Turismo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y estaría vinculado al alquiler de los establecimientos hoteleros.

La compra de los barbijos se habría realizado a través de la Resolución 15 del Ministerio de Salud porteño. De acuerdo a la información, CABA habría comprado 15 mil “Barbijos de Alta Eficiencia Tipo 3M” a 3.000 pesos por cada unidad. Esta operación habría tenido un costo de 45.000.000 de pesos. La misma contó con el aval de Montovio. La renuncia de éste se hizo efectiva este sábado a la tarde.

Asimismo, Gonzalo Robredo estuvo a cargo de la contratación directa de los establecimientos, que servirían para alojar a enfermos leves de coronavirus y a personas regresadas de países con circulación del virus COVID-19. Así como sucedió con Nicolás Montovio, el Gobierno confirmó su renuncia el mismo día mediante un comunicado. En este, además, se refirieron a los hechos como “malas interpretaciones respecto de la transparencia”.

Días atrás, los legisladores porteños del Frente de Todos habían formalmente que Rodríguez Larreta presente un informe para explicar cómo fue ese proceso de licitación y por qué optó por una empresa con "menos de un año de trayectoria".

"Considerando los precios de proveedores locales, el costo por unidad de la compra realizada supera ampliamente lo ofertado por otros distribuidores autorizados de la firma 3M", argumentaron los legisladores.

Por último, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (CABA) anunció que “se implementará una plataforma abierta de acceso público que visibilice todos los bienes y servicios adquiridos con información detallada de todos los proveedores, modalidad de contratación, monto y condiciones en que se entregó lo contratado”. “Las compras estarán publicadas en formato abierto siguiendo estándares internacionales con actualización en tiempo real”, concluyeron.

Diarios Argentinos