Dólar sin freno: Argentina es el país emergente que más devaluó su moneda

Desde el 24 de abril, día en que comenzó la corrida cambiaria, el peso se depreció un 19%. Es el registro más alto entre las economías en desarrollo. En lo que va del año, la devaluación supera el 26%.

La Argentina es el país, dentro de las economías emergentes, que más devaluó su moneda en las últimas tres semanas. Desde que el Tesoro de Estados Unidos anunció la suba de las tasas de interés al 3% para sus bonos a 10 años el pasado 24 de abril, el peso argentino se depreció frente al dólar un 19%. La siguiente moneda que más valor perdió fue la lira turca, con un 5,91%.

El aumento de las tasas de interés en Estados Unidos fortaleció al dólar en todo el mundo, pero en Argentina pegó con particular profundidad. Al shock externo, se le sumó el atraso del tipo de cambio, la menor capacidad del país para conseguir financiamiento en los mercados internacionales y la entrada en vigencia del impuesto a la renta financiera. Esta combinación de factores derivó en la mayor corrida cambiaria de los últimos años.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, Argentina lidera con comodidad el ranking de monedas devaluadas desde el 24 de abril con el 19%. Detrás de Turquía, en el tercer lugar, se ubica el real brasilero, con una depreciación de su moneda del 4,68%. Le siguen el zloty polaco (3,96%), el peso chileno (3,53%), el peso mexicano (3,46%), el florín húngaro (3,26%), la corona checa (2,64%) y el lev, la moneda de Bulgaria (2,31%).

El término economías emergentes designa a un conjunto de países de desarrollo medio que no integra el grupo de naciones más industrializadas ni tampoco el segmento de países más atrasados. Argentina es el que peor parado sale de esta turbulencia financiera internacional.

Las tensiones en el mercado cambiario venían, en rigor, de más atrás. En lo que va del año, la devaluación del peso supera el 26%. Empezó el 2018 con un dólar a $18,78 y hoy abrió el mercado a $25,3. El único aspecto positivo del shock devaluatorio es que el país recuperó competitividad cambiaria: el dólar se depreció a mayor ritmo que la evolución de la inflación (alrededor de 9,3% en el primer cuatrimestre) y los salarios.

Diarios Argentinos