¿Argentina es el único país que subsidia la energía?

El Gobierno sostiene que el Estado no tiene que hacerse cargo de las facturas de luz y gas de los consumidores. Lo cierto es que muchas naciones a nivel global deciden subsidiar las tarifas.

“Los subsidios no son gratis como nos hicieron creer durante muchos años”, apuntó ayer desde Vaca Muerta el presidente Mauricio Macri. Para el Gobierno, desmontar el esquema de transferencias de recursos heredado del kirchnerismo es un objetivo prioritario para lograr bajar el déficit fiscal. En la argumentación del oficialismo, el Estado no tiene por qué hacerse cargo de las facturas de luz y gas de los consumidores. ¿Es Argentina el único país que subsidia la energía?

La respuesta es que no. Las transferencias indirectas para moderar el precio de las tarifas energéticas son una práctica extendida. Entre los países del G-20, el grupo de países con las economías más grandes del mundo, los subsidios a los combustibles fósiles promediaron los USD 1000 por habitante en 2015, de acuerdo con un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La cifra es superior a lo que Argentina destina por habitante para aliviar el costo de la energía. En 2015, último año de la administración kirchnerista, los subsidios eran apenas superiores a los USD 400 per cápita. En 2018, tras la quita de recursos fijada por el macrismo, las transferencias de recursos por parte del Estado serán de USD 200 por habitante, un nivel muy inferior al del promedio de las naciones del G-20.

Subsidios a los combustibles fósiles de algunos países del G-20, en dólares, por habitante.

Fuente: Fondo Monetario Internacional, 2015.

Arabia Saudita, una potencia energética, encabeza el ranking con USD 3395 de subsidio por habitante al año. Rusia (USD 2334) y Estados Unidos (USD 2177) completan la clasificación. Países con una fuerte tradición liberal, como Australia (USD 1259) y el Reino Unido (USD 635) también hacían un esfuerzo en 2015 para aliviar el bolsillo de sus ciudadanos.

 El estudio del FMI (“Contando el costo de los subsidios energéticos”) también calcula el peso de las transferencias como porcentaje del PBI. Argentina destinaba en 2015 el 3,25% de su producto. Con Cambiemos, esa cifra se redujo al 2,6% del PBI en 2016, al 1,9% en 2017 y al 1,4%, según el presupuesto 2018.

Muchos países superaban en 2015 el registro actual de Argentina. Solo algunos ejemplos: en Estados Unidos, los subsidios energéticos representaban el 3,82% del PBI; en Israel, el 2,9%; en Australia, el 1,96%; en Alemania, el 1,42%, y en República Checa, el 8,42%. A nivel sudamericano, Venezuela destinaba el 20% del PBI; Bolivia, el 6,77%, Ecuador, 5,65%, y Chile, país con el que Macri gusta compararse, 3,32%.

Diarios Argentinos