Araceli Ferreyra: "El FMI es el financista de la campaña de Cambiemos"

En diálogo con El País Digital, la diputada nacional de Corrientes cuestionó el modelo económico del Gobierno, pidió ir a unas PASO en el peronismo y reivindicó "la marea verde" que luchó por la legalización del aborto.

En diálogo con El País Digital, la diputada nacional de Corrientes Araceli Ferreyra aseguró que el modelo económico del Gobierno "es exitoso en el saqueo y fuga de capitales", cuestionó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y sostuvo que el organismo será "el financista de la campaña de Cambiemos".

Frente a esta situación, pidió ir a unas PASO en el peronismo para "construir una oposición sólida e inteligente". "Hay que eliminar las divisiones porque son la base fundamental del triunfo del oficialismo en las elecciones", remarcó la legisladora. 

Además, reivindicó "la marea verde" que luchó por la legalización de aborto por "exponer a los fenómenos que usan la religión como excusa". A pesar de que el proyecto no se aprobó, "el balance es exitoso, por la irrupción de la juventud que se jugaron muy fuerte y desnudaron a usinas fundamentalistas que quieren llevarnos a la época de la inquisición". 

La entrevista completa



-¿Cómo evalúa la gestión de Cambiemos?

-El Gobierno hizo exactamente lo contrario de lo que habían prometido, entre ello, el tema de controlar la inflación, las tasas de pobreza y una serie de cuestiones que estaban en agenda cuando asumieron. Ahora estamos en una situación que es muy grave porque terminamos acordando con el Fondo Monetario Internacional después de haber tomado la mayor cantidad de deuda externa, que nadie la vio, que se fugó y es espuria. Estos acuerdos con el FMI no pasan por el Congreso y son nulos, pero además atravesamos una situación de default encubierto. Si el FMI no hubiera concurrido a auxiliar a la administración de Macri esto estaría estallando por los aires. De hecho del "mejor equipo de los últimos 50 años" se han ido casi todos, de todas las áreas han cambiado funcionarios a cada rato porque ha sido un desgobierno. 

No obstante, por otro lado creo que este es un modelo "exitoso", en eso coincido con Marcos Peña, pero exitoso en el saqueo y fuga de capitales, nos hemos aliado con lo peor del capitalismo mundial, con los Fondos Buitres y la usura institucionalizada, con ese sector que hace que un 1 por ciento de la humanidad acumule riquezas por encima de lo que tiene el resto de 3.500 millones de habitantes. El Gobierno se ha asociado a ese sector que está provocando una crisis humanitaria y una crisis social y política muy grande en el país. 

Después hay cosas esquizofrenias, el litro de aceite sale lo mismo que un litro de nafta. Han logrado dolarizar las tarifas y los precios de alimentos, en un país que es productor de ambas cosas. Esto afecta a las economías regionales, es una esquizofrenia total en la que en dos años y medio, casi tres, han desorganizado a toda la sociedad argentina, por un lado hay una acción de desgobierno y por otro es un modelo exitoso que ha consolidado ganancias millonarias para todos esos que tienen cuentas offshore.  


"Creo que este es un modelo "exitoso", en eso coincido con Marcos Peña, pero exitoso en el saqueo y fuga de capitales".


-¿Considerás que Cambiemos tiene buenas posibilidades de cara a las elecciones en 2019?

- En todas las encuestas de todos los sesgos que se vienen conociendo en el último tiempo, incluso las encargadas del Gobierno, hay una caída no solo de imagen sino de intención de voto del propio presidente y arrastra a sus eventuales sucesores como María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, es decir les bajó mucho el techo pero también les bajó el piso. Y por el otro lado sacando un candidato del peronismo que es Juan Manuel Urtubey, que era el único que aparecía perdiendo en un escenario de ballotage, después el resto de candidatos y candidatas hoy estarían ganando las elecciones. Esos son datos nuevos porque hasta hace un tiempo estaba peleado, incluso Cambiemos con una posición de preminencia. A mí me parece que los candidatos levantaron los techos que parecían inflexibles y tienen pisos altos algunos, particularmente la expresidenta. Por todo eso creo que Cambiemos está en una situación de crisis, pero ahí entra otro condimento que se refiere a lo que hablaba antes del acuerdo con el FMI, que va a ser el financista de la campaña de Cambiemos, porque el 88 por ciento de los fondos del préstamo lo adelantan para antes de las elecciones de 2019, lo cual también es una barbaridad y una injerencia inadmisible, porque además de la renuncia de soberanía, el FMI es, vuelvo a decir, el financista de la campaña de Cambiemos.   

-¿Cómo ves la situación de la oposición?

-Hay un déficit porque teniendo un parlamento con mayoría opositora, que es la decisión soberana del pueblo argentino, sin embargo ha tenido el Gobierno la colaboración de la oposición para sacar leyes de neto corte antipopular que provocaron el industricidio más salvaje que estamos viviendo. Pero creo que fueron pasando dos cuestiones; una es que los resultados de las elecciones de 2017 mostraron que corea del medio no traccionaba votos, esto es más complejo, pero lo estoy relacionando a la realidad local. Hay todo un estudio que habla de la desvalorización del sistema de partido tradicionales, no en el sentido de que sean conservadores sino de larga data, los que tienen más preminencia sobre todo en los ordenes nacionales. En ese sentido también podemos hablar de Estados Unidos, el fenómeno Trump. Esto se refiere a que antes los partidos para ganar elecciones se colocaban en el centro, eso hizo que se pierdan los fronteras, como pasó acá en Argentina en la década de los 90, momentos en los que se perdieron los márgenes y estalló el sistema de partidos. Entonces me parece que lo que hoy genera apoyo y adhesiones, son posiciones más claras en lo político y lo ideológico. Uno no coincide en nada con lo que es el discurso o la acción de Trump, o los discursos de campaña de "Bolsonazi" (Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil), pero tienen ese componente. Y del otro lado se construyen también nuevos conglomerados con componentes que son netamente distintos. 

Después, por otro lado, como yo siempre lo dije, que si en la calle estamos juntos, en la protestas estamos juntos, es imposible no poder construir una oposición legislativa más sólida, que cuando logramos hacerlo Macri tuvo que vetar leyes, como la de antidespidos, la ley de los tarifazos, y eso después tiene que tener un correlato electoral porque si uno no junta inteligencia, músculo, sino sólo candidaturas, el escenario se va a complicar. 

En este marco, considero que por primera vez el Gobierno tiene los mayores aparatos políticos electorales, las mayores fuerzas de seguridad aliadas, la Capital, Provincia de Buenos Aires y Nación, yo creo que ese poder electoral en esta última etapa electoral no la tuvo nadie. Entonces si no se junta toda otra inteligencia, obvio que vamos a condenar no a los dirigentes, sino a todo el pueblo argentino, a 4 años más de masacre social.   

-¿Creés que Cristina es la mejor candidata para expresar esa polarización con Cambiemos, o sería mejor otra figura como candidata?

-Cristina es la dirigenta electoral el piso electoral de adhesiones más alto, no hay otro. Macri es un emergente de ese conglomerado que es Cambiemos. Cristina tiene un piso propio, incluso hay que ver si esas cosas se transfieren o no se transfieren, mirando un poco lo que pasó en Brasil. No sé que va a hacer Cristina, porque siempre ha tomado esas decisiones de modo personal, no es que se hace un congreso en el que se discuten candidaturas. Lo que yo aspiro es que por lo menos dentro de este espacio opositor se pueda terminar con las divisiones, que es la base fundamental que necesita Cambiemos para seguir ganando elecciones. En ese sentido, creo que lo mejor es que se puedan hacer PASO y aplicar esa vieja máxima del peronismo, que es el gana conduce y los demás acompañamos. Si es Cristina u otro candidato habrá que verlo, pero si buscar un mecanismo de resolverlo. Una forma sería ir a internas y aplicar el sistema D’Hont y terminar con esas mayorías que el que ganaba se llevaba todo, porque eso atenta contra toda posibilidades de acuerdos. Y además generar unas PASO que sean competitivas, porque no se trata de juntar a todos y homogeneizar pensamientos. Yo creo que hay que sostener la diversidad de miradas, experiencias y posicionamiento, y desde esa diferencia construir una herramienta electoral, que también va a ser de Gobierno, porque el Gobierno que se viene mucho más duro del que tocó a Néstor. Me parece que el desafío es muy grande y el tiempo es muy poco y que el árbol no nos tape el bosque y que las apetencias personales no sean las trabas para un proceso que no sólo es necesario sino imprescindible.


"Lo mejor es que se puedan hacer PASO y aplicar esa vieja máxima del peronismo, que es el gana conduce y los demás acompañamos. Si es Cristina u otro candidato habrá que verlo".


-¿Considerás que es necesario tender un puente hacia el sector empresarial?     

-Siempre hubo diálogos, es más, la otra vez lo escuchaba a Rattazzi diciendo que a él le había mejor con todo lo relacionado a las autopartes en el gobierno de Néstor y Cristina, pero bueno prefería a Cambiemos. Bueno habría que ver como empresario que es, cuáles son sus otros negocios. Yo creo que tiene que ver con ir transformando esos activos del capital más vinculado a lo industrial en capital, que entra en la especulación financiera y ahí se relaciona con Cambiemos. 

Por eso repito, diálogos siempre hubo, ahora cuáles son los sectores en los que uno puede transitar espacios de construcción electoral, sin dudas no va a ser esa lista de Forbes que te pone 50 empresarios que tienen 70 millones de dólares en el exterior, que es más que el préstamo del FMI, porque no tenemos ningún punto de acuerdo. Ahora todo lo que sostiene el trabajo argentino y los alimentos y las cosas que necesitamos y consumimos, que son las pymes y micro pymes, yo creo que ahí sí hay que hacer una alianza, porque ellos son los principales castigados. Este modelo necesita que cierren las pymes porque ese proceso de acumulación de capitales lo tenés que sacar del mercado, que estaba en servicio, que generaba puestos de trabajo. Eso es para ellos es capital que quieren apropiar, entran en la timba financiera ese 70 por ciento que están dando en Lebacs, que es legalmente es un escándalo. Después te lo transforman en dólar y te lo fugan. 

Por otro lado, nosotros hemos recibidos empresarios que te mostraban la nómima de personal, que pagando aportes y estando en blanco, abonaba menos de lo que eran las facturas de servicios. Ese desequilibrio, esa desorganización no solo fue en la vida de los argentinos sino en toda la estructura económica. Y la verdad que cuando hablamos de industricidio, son esos sectores a los primeros que tenemos que incorporar a un proyecto, porque los tenemos que recuperar y reponer.  


"Este modelo necesita que cierren las pymes porque ese proceso de acumulación de capitales lo tenés que sacar del mercado"


-¿Cómo está Corrientes?

-Nosotros tenemos una provincia que en 20 años de gobierno radical consolidó la pobreza. No tenemos casi industrias, de hecho las industrias que teníamos estaban cerrando o reduciendo horas de trabajo, dando vacaciones anticipadas. Esto pega muy fuerte, porque el promedio es de 6 mil pesos. Lo que pasa que no es este monstruo de Buenos Aires sino que allá hay otra dinámica, las redes de contención familiar aguantan, pero cada vez se siente más. Es una provincia que está muy golpeada por eso y también tenemos el problema del narcotráfico. Lo que pasa es que transformarse en diller o en mula es el primer empleo que tiene la juventud en Corrientes. 

Nosotros no elegimos en este turno gobernadores o intendentes, sólo legisladores. Es un recuerdo que nos queda del paso de Aguad, cuando estuvo un año de interventor, que en su gestión destruyó Corrientes. 

Otro tema son las peleas internas del peronismo, son funcionales a que sigan en el poder los radicales en nuestra provincia, que son muy conservadores.

-Pareciera haber en Latinoamérica un rebrote reaccionario respecto a ciertos temas de género. ¿Cómo ves el movimiento feminista hoy?

-Creo que por lo menos tomando lo que pasó en Argentina, que más allá de que faltaron 5 senadores, es la primera vez que llevamos el proyecto al recinto, lo aprobamos en Diputado y en el Senado, que fue una cámara que ni siquiera habíamos presentado el proyecto de la campaña, faltó muy poco para que se apruebe. Por eso mi balance es exitoso, pero lo más importante fue esta marea verde, la irrupción de la juventud, los colectivos de artistas y escritoras, jugándose muy fuerte. Lo que logramos es exponer estos fenómenos que usan la religión como excusa. Hay muchos fundamentalismo detrás de determinadas usinas que son patriarcales y pudimos desnudarlas. Acá en Corrientes ya venían haciéndose rituales como uno ve en la televisión de Iglesia Universal, y lo hacían en Casa de Gobierno, una cosa fuerte. En el norte también vienen avanzando estos sectores, ya hace mucho que se oponen a la ESI, a lo que ellos llaman la ideología de género. Por eso considero que con todo este movimiento verde colocamos la luz de la cámara y visibilizamos lo que venía siendo oculto y ahora estamos en mejores condiciones de contrarrestar estas dosis que si los dejamos, nos llevan a la época de la inquisición. Ellos reivindican el castigo como método de formación de los jóvenes, son realmente trogloditas. Nos toman a las mujeres porque cuestionamos a estas forma capitalismo tan concentrado, por eso no toman a nosotras, pero vienen a proponer una involución de la sociedad y dejarnos en la época de las carretas.

     

Diarios Argentinos móvil