Antes de asumir, Bolsonaro promete quitar “la basura marxista” de la educación

Prometió por twitter utilizar las instituciones de enseñanza para “formar ciudadanos y ya no más militantes políticos”. Ya había anticipado que firmará un decreto para flexibilizar la portación de armas.

A pocas horas de asumir la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro aseguró por twitter que combatirá “la basura marxista” que está presuntamente instalada en la educación pública de su país. Días atrás había adelantado que una de sus primeras medidas será la flexibilización en el uso de armas por parte de los ciudadanos.

“Una de las metas para sacar a Brasil de las peores posiciones en los rankings de educación del mundo es combatir la basura marxista que se instaló en nuestras instituciones de enseñanza”, escribió Bolsonaro, que tomará el poder este martes 1° en el marco de un fuerte operativo de seguridad.


“Junto con el Ministro de Educación y otros funcionarios involucrados, vamos a evolucionar para formar ciudadanos y ya no más militantes políticos”, agregó. La cartera de Educación será ocupada por Ricardo Vélez Rodríguez, un filósofo de origen colombiano que este lunes indicó en un tuit que 2019 marcaría el inicio de “una nueva era” en el gigante sudamericano.

En la ceremonia de asunción de este martes habrá desplegados miles de efectivos de seguridad y más de 20 aviones de combate. Bolsonaro, un exmilitar que lleva casi 30 años como diputado nacional, anticipó en los últimos días que una de sus primeras iniciativas será la firma de un decreto para reformar el Estatuto del Armamento y facilitar la tenencia personal de armas. La consigna fue una de sus grandes promesas de campaña.

El gobierno de Bolsonaro se inaugura con varias incógnitas. Una de las principales es saber si podrá llevar adelante el severo ajuste fiscal que se comprometió a realizar. El encargado de concretar esa tarea es el ministro de Economía Paulo Guedes, un hombre de probadas credenciales neoliberales que prometió “desburocratizar” el Estado y eliminar diversas áreas. Otro de los ámbitos donde se anticipan cambios es en política exterior. Bolsonaro ya comunicó que Estados Unidos y Washington serán sus dos grandes aliados internacionales. Resta saber qué rol cumplirá Brasil en la escala regional, y, en especial, qué pasará con la Argentina y el Mercosur.

Rouvier