Alberto y el mundo: desafíos de su política internacional

El candidato presidencial busca aliados externos para renegociar el acuerdo con el Fondo. El ejemplo de Portugal, una relación más fría con Estados Unidos y la construcción de una nueva etapa en Latinoamérica.

Aunque Alberto es todavía candidato, ya se mueve como presidente electo. En su reciente minigira por Europa esto quedó claro: se reunió con empresarios, banqueros y políticos que le dieron el trato de un jefe de Estado. ¿Qué mundo piensa encontrar Fernández a partir del 10 de diciembre? Si el Frente de Todos se impone en las elecciones generales, habrá tres grandes prioridades de la política internacional del albertismo.




El primero es alcanzar un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, para lo cual requerirá del apoyo de distintos actores externos. En su encuentro bilateral en Madrid, el candidato peronista le pidió ayuda al presidente español Pedro Sánchez en las negociaciones que se abrirán con el Fondo. Alberto necesita no solo reprogramar los vencimientos de deuda, sino también cambiar las prioridades del plan económico: menos énfasis en el déficit cero y más margen para que crezca la actividad. Para alcanzar ese objetivo, el apoyo en el directorio del organismo de los países europeos puede ser fundamental.

Fernández elogió en más de una ocasión el caso portugués, que logró superar la severa crisis económica que enfrentó con una batería de políticas heterodoxas (entre ellas, aumentos de salarios públicos y una fuerte inversión pública). El ex jefe de Gabinete estuvo en Lisboa conversando sobre esta experiencia con el primer ministro de Portugal, el socialista Antonio Costa.

El aspirante del Frente de Todos también apostará por una relación “más madura con Estados Unidos”. “Depender tanto de Norteamérica nos ha hecho retroceder”, apuntó en la conferencia de prensa que dio en Madrid la semana pasada. Alberto piensa en un mundo más multipolar, en el que la Argentina no puede estar atada a ninguna potencia. Además de Washington, en su política exterior será clave la relación con otros bloques de poder como China, Rusia, India y la Unión Europea.

Fernández propone además inaugurar un nuevo capítulo histórico para Latinoamérica. El Grupo de Lima, al que Argentina ingresó por iniciativa de Mauricio Macri, es percibido por el aspirante presidencial como “un espacio condicionado por las políticas norteamericanas”. Alberto tiene en carpeta un relanzamiento del Mercosur. Y cuenta con Uruguay, país que le sirvió de nexo con las fuerzas socialdemócratas en su gira europea, y con México, nación que visitará en dos semanas, como aliados estratégicos de la región.

¿Y sobre Venezuela? El dirigente peronista subrayó que Nicolás Maduro encabeza un gobierno autoritario. Pero no respalda el enfoque intervencionista que impulsa Washington y la Cancillería argentina siguió al pie de la letra. Para resolver la crisis venezolana, Alberto promueve un diálogo y una solución negociada entre el chavismo y el anti-chavismo, en línea con lo propuesto por Uruguay y México.

Diarios Argentinos móvil