Alberto tendrá que activar el operativo “seducción” en el Congreso

Los números finales de la elección obligan al próximo gobierno a negociar y sumar aliados. ¿A quiénes apuntan desde el oficialismo? ¿Puede llegar al quórum propio?

El equipo del próximo presidente de la Nación, Alberto Fernández, ya deslizó los primeros pasos de su agenda parlamentaria: presupuesto 2020, creación del Consejo Económico y Social, del Consejo de Seguridad y alguna reforma tributaria y/o previsional. Los números finales de la elección, a diferencia de lo que hubiese sucedido de confirmarse los de las PASO, obligan al próximo mandatario a poner en marcha la famosa “rosca” para sumar apoyos en el Congreso. Solo con los propios, no alcanza.



En el Senado el panorama es más alentador para Fernández. El bloque del Frente de Todos pasará de su actual composición de 34 senadores a 38 en diciembre, con lo cual contará con quórum propio, es decir, el número de miembros que se requiere para poder iniciar la sesión (mayoría absoluta). Mientras que el interbloque de Juntos por el Cambio alcanzaría a los 28 miembros.

La Cámara de Diputados conlleva un mayor desafío para el próximo Gobierno y por eso será fundamental la “cintura política”, tanto de Fernández como del nuevo titular del cuerpo parlamentario, que se presume será Sergio Massa.

El Frente de Todos ganó en las elecciones generales 65 bancas en Diputados y quedó con 110. Las alianzas serán fundamentales y para esto una pieza clave será la relación con los gobernadores, especialmente con aquellos que no integraron el frente pero que expresaron su apoyo a la fórmula encabezada por Alberto Fernández.

Por su parte, el bloque de Juntos por el Cambio, tras el próximo recambio legislativo, llegará a los 119 escaños. Ninguno de los bloques tendrá quórum propio.


El operativo “seducción” de Fernández ¿a quién apuntaría?

El operativo "seducción" de Fernández deberá estar apuntado básicamente a los gobernadores, y en particular aquellos que compitieron por fuera del Frente de Todos, como el caso de Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Oscar Herrera Aguad (Misiones); Adolfo Rodríguez Saá (San Luis); y la “figurita más difícil”: Juan Schiaretti (Córdoba).



El Frente Cívico por Santiago expresó abiertamente su respaldo al exjefe de Gabinete. Esto hace suponer que podrían sumar 7 diputados como aliados. Es similar la posición que adoptó el Partido Renovador de la Concordia de Misiones que aportaría 3 legisladores más al oficialismo. Por su parte, el bloque Unidad Justicialista de San Luis que responde a Rodríguez Saá acompañaría con 3 diputados más. Hasta acá el Frente de Todos más los aliados sumarían 123.




¿Qué pasa con Córdoba?

El gobernador Schiaretti se mantiene esquivo en su relación con “Los Fernández”, aún después de definidas las elecciones. Durante la campaña permaneció al margen y solo militó el corte de boleta a favor de sus diputados. Este bloque de Córdoba Federal, que tenía cinco diputados, a partir de diciembre contará con cuatro: Paulo Cassinerio, Carlos Gutiérrez, Héctor Muñoz y Daniela Passerini ¿podrá el Frente de Todos “conquistarlos” para votar juntos?




Finalmente, aunque sería más una proeza que una negociación política, algunos piensan en encontrar posibles aliados en el bloque de Consenso Federal por ejemplo los bonaerenses Eduardo “Bali” Bucca y Alejandro “Topo” Rodríguez, cercanos a referentes del espacio. Tal vez, para esta “jugada” el escollo más importante es la figura de la diputada electa Graciela Camaño que rompió en malos términos con su exreferente Sergio Massa.

Entonces, a modo de repaso, Fernández cuenta en Diputados con 110 propios. Si se suman los aliados de Santiago del Estero, Misiones y San Luis llegaría a 123. Hasta acá, las posibilidades reales. Una estrategia más ambiciosa sería sumar a los cuatro cordobeses y alcanzar a los 127 diputados, a dos del quórum que es de 129.


Diarios Argentinos móvil