Alak culpó a Vidal por la superpoblación en las cárceles

El ministro de Justicia bonaerense aseguró que la actual gestión recibió "un sistema colapsado" y afirmó que hay un déficit de 17.000 plazas.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, cuestionó este miércoles la gestión en el tema carcelario de María Eugenia Vidal al asegurar que recibieron una “verdadera catástrofe” y “un sistema colapsado”.

Tras reiterar la decisión del gobernador Axel Kicillof de realizar una inversión para sumar 1.350 nuevas plazas penitenciarias, Alak aseguró que recibieron de Vidal el sistema carcelario con un déficit de 17.000 lugares.

“El gobernador decidió hacer una inversión de 800 millones de pesos en infraestructura carcelaria para sumar 1.350 plazas, que mejorarán las condiciones de los internos en la provincia”, destacó Alak, tras asegurar que la gestión de Vidal “dejó un sistema absolutamente colapsado, con 51.185 internos”.

En declaraciones a El Destape Radio, el ministro aclaró que durante la gestión anterior se sumaron a las cárceles bonaerenses unos “16.000 internos, y lo peor es que, ante esa realidad, solo agregaron 1.035 plazas”. De esta forma, detalló que uando asumió la nueva gestión encontró “una verdadera catástrofe, una verdadera crisis humanitaria” en las unidades penitenciarias.

Alak insistió en que durante la gestión de Vidal “la tasa de detenciones se disparó a las nubes”. En ese marco, resaltó que Argentina, sin contar con la provincia de Buenos Aires, tiene una tasa de 71 presos cada 100.000 personas, “lo que no es un promedio malo teniendo como referencia a Suecia, que tiene una tasa de 50, pero la gestión de la ex gobernadora llevó ese promedio en la provincia a 300”.

Asimismo confirmó que se van a construir “doce centros sanitarios modulares que podrán aislar a 800 internos que puedan estar contagiados de coronavirus, y de esa manera evitar que vayan a los hospitales”.

La decisión de ampliar la capacidad de alojamiento en las cárceles y de construir módulos sanitarios fue anunciada ayer por Kicillof en el marco de la polémica suscitada por un fallo del Tribunal de Casación que propiciaba la concesión del beneficio de prisión domiciliaria a presos a raíz de la pandemia, cuya aplicación fue suspendida ayer por la Suprema Corte de Justicia provincial.

En este contexto, Alak aseveró que “el coronavirus afecta preferentemente a los lugares de encierro porque no se guardan las distancias”. Y concluyó: “En las cárceles superpobladas que heredamos es imposible el distanciamiento, y ahí el contagio puede ser masivo”.

Diarios Argentinos