Advierten fuerte impacto del acuerdo con el FMI en la economía

Un informe de la UNDAV analiza las condiciones del préstamo del organismo de crédito y estima caídas en el empleo, la inversión y el PBI. Además, alta inflación, mayor endeudamiento y menos salario real

Desde la Universidad Nacional de Avellaneda aseguran que el acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional por más de USD 50.000 millones impactará con mayor inflación, mayor desempleo, un retroceso del PBI, mayor endeudamiento, caída de la inversión publica, menor inversión directa extranjera y caída del salario real de empleados estatales.

El informe publicado hoy por el Observatorio de Políticas Públicas de la casa de estudios estipula que para el 2020, año cuando el FMI estima que se llegará al equilibrio fiscal, la cuenta de intereses de la deuda llegará a 3 puntos del PBI, más del doble de los intereses que se pagaban en 2015.

Por el lado del producto nacional, la UNDAV estima que, “a nivel macro, el acuerdo no descarta la posibilidad de un escenario recesivo en el corto plazo. En ese marco, el PBI caería en 2018 a nivel agregado mientras que, en términos per cápita, finalizaría 2019 un 2,5% abajo por debajo de los niveles de 2014”.

Mantener la inflación bajo control es otro requisito que puso el FMI y parece de difícil cumplimiento para el Gobierno nacional. Si bien para este año el organismo internacional las fijó en 27%, para el año que viene busca una drástica reducción de 10 puntos.

En este sentido, la UNDAV indica que “ahora se espera una inflación del 17%, número equivalente a la banda superior de la meta para el año 2017. Para el año siguiente, de cumplirse la meta, se cumpliría una meta de inflación un 162% más alta que la planteada inicialmente”.



Los números de la inflación para el año corriente bordean una peligrosa cornisa para el Ejecutivo, si bien están planteadas en 27 puntos, la flexibilidad que se les confirió les permitiría llegar al 32%. En caso de que esto suceda, el FMI podría optar por salir del acuerdo y retirar el financiamiento.

Por el lado de la deuda pública, el informe muestra expectativas pesimistas y, por lo tanto, una mayor vulnerabilidad de Argentina frente a turbulencias externas. Teniendo en cuenta la proporción de deuda sobre el PBI y según datos de propio FMI, Argentina terminará este 2018 con un 51,8% del producto bruto de endeudamiento externo total.

Desde el organismo de crédito internacional también se espera que para el 2019 la proporción alcance el 52,6%, un 90% más de deuda total y casi 25 puntos por sobre las cifras de 2015.



También sufrirán recortes las transferencias de Nación a las provincias, prenda de negociación con los gobernadores. De la letra del acuerdo surge un recorte de las transferencias equivalentes al 1,2% del PBI. Y además, el informe denuncia que “es posible que las provincias con gobernaciones más opositoras tengan que sufrir las consecuencias de esos recortes”.

Desempleo y caída del poder adquisitivo

Otro indicador que, según el Observatorio, sufrirá el plan de ajuste recomendado por el FMI será el de nivel de empleo. Si bien la estimación muestra un leve crecimiento de 8,5% (actual) a 8,6% (en 2019), se espera que los números empeoren como consecuencia del proceso de ajuste en el empleo público nacional, subnacional y municipal.

A esto se suma una desaceleración en la demanda interna, que impactaría sobre el empleo privado en comercio y una retracción de la actividad industrial, que sumaría nuevos desocupados a los 60.000 de los dos últimos años.



El ajuste en el gasto público no se verá solo en reducción de los puestos de trabajo estatales, sino en la licuación de los salarios por vía de las paritarias por debajo de la inflación. Esto se traducirá “en en una pérdida de poder adquisitivo por parte de los trabajadores en torno al 18,8% entre enero de 2017 y junio de 2019”, señala el informe.

Y si se toma en términos absolutos, un salario estatal de $10.000 perdió 4,9 salarios iniciales en dos años y medios, el equivalente a $48.797.

Diarios Argentinos