Aborto: ¿qué quiso decir Alberto Fernández?

Las declaraciones del presidente en París, en medio de su segunda gira presidencial, reflotaron el debate. ¿Despenalización o legalización? ¿Cuál es la diferencia?

Las declaraciones de ayer del presidente Alberto Fernández sobre el aborto ante los alumnos del Instituto de Estudios Políticos de París, a pocos días de haber visitado al Papa Francisco, reflotaron el debate. Y con este debate suelen surgir dudas y mezclarse dos conceptos que poco tienen que ver: despenalización y legalización. ¿Cuál es la diferencia? ¿A cuál se refirió el presidente?

En Argentina el aborto es un delito contemplado en el Código Penal en el apartado que castiga los  delitos contra las personas. El artículo 85 prevé una pena de hasta 10 años de prisión para los profesionales de la salud que lleven adelante esta práctica, mientras que el artículo 88 establece una pena de prisión máxima de cuatro años para la mujer “que causare su propio aborto”. En ambos casos el delito no es excarcelable.

Despenalizar significa eliminar una figura delictiva del Código Penal; en este caso, los artículos 85 al 88, incluido el 86 que legisla lo referido al aborto no punible, es decir, aquel que bajo determinadas circunstancias está permitido por la leyCon la despenalización el aborto dejaría de ser considerado un delito y ni la mujer ni los profesionales que intervienen en la práctica podrían ser perseguidos judicialmente.

La despenalización puede considerarse un primer paso. Vale recordar que en Argentina hay procesos iniciados contra mujeres que han acudido a la interrupción de un embarazo e incluso han estado presas por ser sospechosas. El caso más paradigmático es el de Belén, una joven tucumana que había sido condenada a ocho años de prisión por el delito de homicidio agravado por el vínculo por un aborto espontáneo. Después de dos años en la cárcel fue absuelta.

Legalizar va más allá del concepto de despenalización donde el Estado se hace presente, pero una vez que la mujer ya debió pasar por esta práctica. Con la despenalización el Estado solo llega para evitar las consecuencias judiciales. 

Con la legalización, en cambio, el Estado debe generar las estructuras para que esa conducta, que ya es lícita, pueda ser realizada. Es decir, que cualquier mujer pueda acceder a  la interrupción de un embarazo en un centro de salud de manera gratuita y segura. En la práctica, tanto el servicio de salud pública como obras sociales y prepagas deberían incorporar esta práctica dentro de las prestaciones médicas a cubrir.


¿Qué dijo Alberto Fernández?

“Voy a mandar una ley que termine con la despenalización del aborto y permita la atención del aborto en un centro público”, sostuvo Fernández al ser consultado en el Instituto de Estudios Políticos de París. A pesar de hablar explícitamente de despenalización, implícitamente sentó posición a favor de la legalización: al hacer referencia a la "atención en un centro público" y luego al sostener que "es un tema a resolver desde la salud pública".

“Hay quien siente que legalizar el aborto lo vuelve obligatorio. No es obligatorio para nadie. Lo que sí es, es un tema que debemos resolver desde el mundo de la salud pública. Lo que no podemos es poner en riesgo la salud de la mujer que decide abortar", explicó el presidente.  

“No vivo en paz con mi conciencia al saber que una mujer tal vez que necesita practicarse un aborto no tiene las condiciones económicas para pagarlo y termina en manos de un curandero que con una aguja la termina lastimando y a veces matando. La hipocresía nunca se llevó bien conmigo”, aseguró Fernández y luego anunció que enviará el proyecto de ley al Congreso. Se espera que el anuncio lo haga en su discurso de apertura de sesiones ordinarias. 


Diarios Argentinos móvil