5 medidas polémicas dan inicio a la era Bolsonaro

Apenas asumió, el flamante presidente de Brasil firmó una batería de decretos. Exclusión de la comunidad LGTB, beneficios para la agroindustria y reducción de ministerios, entre las disposiciones más salientes.

Jair Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil el 1.° de enero y en menos de 48 horas ya tomó una serie de medidas que causaron fuerte revuelo. Las primeras decisiones del flamante mandatario están en línea con sus temerarias promesas de campaña. Cambios en la política de derechos humanos que desfavorecen a la población LGTB, desprotección del medio ambiente y modificaciones en el salario mínimo, entre las principales iniciativas.



  • Un llamado de atención a los derechos humanos

Durante la campaña electoral, el exmilitar de extrema derecha no dudó en despotricar contra la comunidad gay y en reafirmar su mensaje machista. Una vez que accedió al poder, Bolsonaro dispuso la disolución de la Secretaría de Educación Continuada, Alfabetización, Diversidad e Inclusión (Secadi), y excluyó a la población lesbiana, gay, travesti y bisexual (LGTB) como beneficiaria de los programas que promueven el respeto a los derechos humanos impulsados desde el ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos.

  • Un guiño a la industria agrícola y contra el medio ambiente

Bolsonaro firmó además un decreto que le otorga al Ministerio de Agroindustria el poder de delimitar las reservas de tierra ocupadas por los indígenas. Hasta ahora, la competencia de “identificar, delimitar, demarcar y registrar” estas tierras le correspondía a la Funai, la agencia de asuntos indígenas. El cambio de área beneficia a los intereses agroindustriales, que tienen llegada directa al Ministerio de Agroindustria. Es probable que tras esta medida las reservas indígenas retrocedan ante los negocios comerciales, con el consiguiente perjuicio para el medio ambiente en una zona estratégica como el Amazonas. La decisión presidencial regirá por 120 días y deberá ser ratificada por el Congreso.

  • Actualización del salario mínimo menor al esperado

La nueva administración estableció que el aumento del salario mínimo para el 2019 sea de tan solo 44 reales (USD 11), por lo cual pasará de 954 a 998 reales. Esta nueva cifra contrasta con la fórmula de cálculo hecha por la administración saliente de Michel Temer, que había establecido un mínimo de 1006 reales para el año corriente. Desde el equipo económico de Bolsonaro informaron que el incremento en el haber mínimo fue menor al previsto porque la inflación fue también menor a la estimada.

  • Reducción de ministerios

Una de las promesas de campaña del líder de ultraderecha fue la reducción drástica del sector público. Por eso, apenas asumió, firmó un decreto que achica de 29 a 22 la cantidad de ministerios. Las áreas rebajadas a secretarías fueron los ministerios de Trabajo, Seguridad Pública, Industria y Producción; Cultura; Deportes; Ciudades; y Transportes, Puertos y Aviación Civil.

  • Olvido y perdón a los crímenes de lesa humanidad

En otro ataque a los derechos humanos, el nuevo mandatario brasilero resolvió que la Comisión de Amnistía, agencia responsable de llevar adelante las políticas de reparación y memoria de las víctimas de la última dictadura militar, deje de estar bajo la órbita del Ministerio de Justicia y pase al Ministerio de la Mujer, de la Familia y de los Derechos Humanos. Esta cartera estará encabezada por Damares Alves, una militante antiaborto, antifeminista, pastora evangelista y cercana a los intereses militares.

Rouvier