Tras la condena, Lula se defendió y anunció su candidatura

"La única prueba es la de mi inocencia", dijo el expresidente brasileño. Ayer, el juez Moro lo condenó a 9 años y medio de prisión por supuestos sobornos, aunque seguirá en libertad hasta que se expida la Justicia superior.

El expresidente de Brasil Lula da Silva se defendió hoy por primera vez luego de la condena de nueve años y medio de prisión en su contra por supuesta corrupción pasiva y lavado de dinero, y confirmó que se presentará nuevamente en 2018 por el Partido de los Trabajadores (PT).

"Si alguien piensa que con esta sentencia me retiraron del juego, debe saber que sigo en el juego", advirtió Lula, quien criticó duramente la condena del juez federal Sergio Moro por su supuesta implicación en la red de corrupción que operó en Petrobras, aunque seguirá en libertad a la espera de su apelación.

"No sé cómo alguien logra escribir 300 páginas sin decir absolutamente nada sobre las pruebas que debería mostrar. La única prueba que existe en este proceso es la de mi inocencia", evaluó el exmandatario brasileño entre 2003 y 2011. 

En ese sentido, lamentó que la base de la sentencia sean las delaciones premiadas de otros ejecutivos. "Este proceso prueba mi inocencia. Si alguien tiene prueba, por favor dígala. Mándenla a la prensa. Yo quedaría más feliz si fuese condenado por pruebas. Desafío a mis enemigos, sobre todo a los dueños de los medios, a que presenten una única prueba contra mí", desafió.

Según el líder del PT, hay una "cacería judicial" que está "destruyendo la democracia". "La Justicia no puede mentir, no puede tomar decisiones basadas en la política, sino en los autos del proceso. Mi indignación no me hace perder la creencia que en este país todavía hay Justicia", dijo. 

En medio de su descargo, Lula hizo un importante anuncio: "Todavía no lo había pedido, pero quiero pedir al Partido de los Trabajadores que postulen mi candidatura a la Presidencia".

La Justicia superior deberá pronunciarse sobre el caso a mediados o fines del año próximo, en plena campaña electoral. Hoy, el expresidente lleva una ventaja considerable sobre sus oponentes en las encuestas. 

Lula es acusado por la Fiscalía por, supuestamente, haber recibido coimas por medio de la reserva y reforma de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de San Pablo, y el pago del almacenamiento para los regalos recibidos durante su gestión. 

El lápiz verde