Rajoy le da 5 días a Cataluña para aclarar si declaró la independencia

Si se ratifica la secesión, el Gobierno activará el artículo 155 de la Constitución, que habilita la suspensión de la autonomía regional. Carles Puigdemont pidió un diálogo “sin condiciones previas”.

El presidente español, Mariano Rajoy, le dio un plazo de cinco días al Gobierno de Cataluña para confirmar “si ha declarado la independencia”. En un discurso ambiguo, ayer el líder regional Carles Puigdemont proclamó la ruptura catalana, pero de inmediato la puso en suspenso. El Ejecutivo nacional advirtió que, de ratificarse la ruptura, aplicará el artículo 155 de la Constitución, que le permitiría suspender la autonomía de la provincia en rebeldía.

En un breve comunicado leído esta mañana, Rajoy le exigió al Gobierno regional que ofrezca “certezas a los españoles y a los catalanes” tras “la confusión generalizada por la Generalitat”, luego de las palabras de Puigdemont. La respuesta que den los independentistas, explicó el presidente, “marcará los acontecimientos de los próximos días”.

“Si Puidemont vuelve a la legalidad, se pondrá fin a esta época de incertidumbre y volverá al sosiego”, señaló Rajoy. Pero si las autoridades catalanas confirman la secesión, el Gobierno central está resuelto a activar el artículo 155 de la Constitución, que lo habilita a “adoptar las medidas necesarias para obligar” a una región “al cumplimiento forzoso de sus obligaciones”. Sería una medida extrema que anularía cualquier tipo de diálogo y negociación.

El secretario general del PSOE, principal partido de la oposición, respaldó la postura fijada por Rajoy. "Acompañamos al presidente del Gobierno en su requerimiento para clarificar y sacar del pantano en el que ha metido el president Puigdemont a la política catalana", expresó el líder socialista. Ante la pregunta de un periodista de si el artículo 155 se ha comenzado a ejecutar tras el requerimiento del presidente, Sánchez indicó: “Es evidente que se está activando”.

De este modo, la presión vuelve a recaer sobre los independentistas, que deben clarificar la sinuosa declaración hecha ayer en el Parlamento regional. En una entrevista con la cadena de medios CNN, Carles Puigdemont manifestó que está dispuesto a entablar un diálogo “sin condiciones previas” con el Gobierno español. Pero el Partido Popular ya subrayó en diversas oportunidades que no se sentaría a negociar si la secesión es una de las alternativas. Así, el conflicto catalán ingresa en una nueva etapa marcada por la incertidumbre y por la falta de vocación para negociar acuerdos.

Diarios Argentinos