Los mapuches desmintieron la versión del "piedrazo"

Integrantes de la comunicad Pu Lof aseguran que, tras el avance de Gendarmería, nadie vio ni comentó ese episodio, declarado por el agente Neri Robledo. "Solo algunos tenían perdigones en las piernas", dijeron.

Miembros de la comunidad mapuche Pu Lof desmintieron la versión del gendarme Neri Robledo, quien aseguró haber dado un piedrazo a un manifestante durante el operativo del 1 de agosto —donde fue visto por última vez Santiago Maldonado—, y ratificaron que el joven artesano fue llevado por agentes de esa fuerza.

"Ninguno manifestó que le habían pegado un piedrazo. Ni nadie dijo que tuviera dolor ni nada. No hubo heridos. Solo algunos tenían perdigones en las piernas", afirmó en declaraciones a distintos medios Matías Santana, el mapuche que declaró como testigo en la causa y aseguró haber visto, con unos binoculares, cómo efectivos de Gendarmería se llevaban a Maldonado.  

Por su parte, Soraya Maicoño, también integrante de la Pu Lof, contó que el 1 de agosto a la tarde, cuando volvió al territorio a la vera de la ruta 40 tras haber estado detenida, "lo único que se decía era que faltaba un cumpa", en referencia a Santiago.

"No me consta que alguien haya recibido un piedrazo", manifestó. Además, se quejó de que, durante todo este tiempo, "se haya puesto en duda" la palabra de los miembros de la comunidad, que desde un principio aseguraron que Gendarmería había llegado hasta el río Chubut, versión primero desmentida y, luego, reconocida por la fuerza.  

La versión del "piedrazo" surgió del testimonio del propio Robledo durante un interrogatorio interno, en el que el agente —parte del grupo de ocho gendarmes que llegaron hasta el río— aseguró haberle pegado con ese proyectil a uno de los manifestantes mientras este cruzaba hacia la otra orilla.  

El testimonio fue avalado por César Peralta y Walder Ruiz Díaz, cocineros que estuvieron en la ruta 40 el día del operativo, pero que no ingresaron al territorio, y que declararon que escucharon cómo Robledo contaba que le había pegado "un piedrazo" a uno de los activistas. 

Diarios Argentinos móvil