Gobierno on demand y minorías intensas

Por: Dante Palma

“Hay que asegurar los propios”. Ese podría ser el resumen del lineamiento principal de la campaña de Cambiemos. Efectivamente, ante un escenario en el que todas las fuerzas se van desgajando, será ganador aquel capaz de ponerle un dique de contención a la fragmentación continua. Al fin de cuentas, el macrismo duro nunca fue más que ese 24% obtenido por el candidato Macri en las PASO 2015. Todo lo demás es una mezcla de voto tibio, voto útil y voto espanto ante lo que hay enfrente. Y el voto tibio, el voto útil y el voto espanto son demasiado fluctuantes, carentes de arraigo e imprevisibles. Pero la cuenta que hace el oficialismo es más o menos así: garantizado ese cuarto del electorado más una porción del electorado antikirchnerista furioso, es posible llegar a un tercio de los votos, cantidad que, si no alcanzara para ganar al menos nos daría una derrota digna y por pocos puntos frente a una CFK que difícilmente supere el 40%.

Además, el oficialismo apunta a que las PASO funcionen como una primera vuelta de hecho y que la elección de octubre se asemeje a un balotaje en el que habría una polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo en detrimento de Massa y Randazzo. Si eso ocurriese, el oficialismo podría ganar porque mucha gente volvería a votarlos como forma de castigo a CFK.

Asegurar los propios, o garantizarse el apoyo de una minoría intensa, es lo que explica la radicalización de acciones, políticas y discursos del gobierno, a contramano del intento de confusión que inundó la campaña y los primeros meses de la administración. Ahora, si la minoría intensa pide palos contra los trabajadores y los sindicatos no adictos, se le dará palos; si pide “cárcel” para los kirchneristas tendrá cárcel para los kirchneristas; si pide ausencia de piquetes se acabarán los piquetes como sea; y si los amigos piden favores, con fusiones incluidas, negocios varios y flexibilización laboral, también se les dará independientemente de lo que diga ese restito de prensa opositora. En este sentido, se trata de un “gobierno on demand”: usted (votante de la minoría intensa PRO) lo demanda…usted lo tiene, tanto como se puede acceder a un servicio específico en el cable, por ejemplo, una película, pagando un extra. Los servicios on demand del gobierno suponen una suerte de “populismo para pocos”, lo que es claramente un oxímoron, de manera tal que quizás sea mejor denominarlo “demagogia para clases altas y sentidos comunes indignados”.

Asimismo, es curioso, pero el oficialismo, en la elección más importante, que es la de la Provincia de Buenos Aires, ha decidido “no tener candidatos”. Es decir, ante la evidencia objetiva de carecer de referentes de peso para disputarle a CFK, Massa y Randazzo, ha resuelto utilizar candidatos -con todo respeto- que hoy en día son de segunda línea. Por cierto, creo que la estrategia es correcta pues la campaña se la pondrá al hombro Macri y Vidal de modo tal que si ganan será un triunfo del gobierno y si pierden será una derrota de los candidatos ignotos ante “los tanques opositores”. Es cruel pero es política.    

En cuanto al kirchnerismo, el desafío parece exactamente el opuesto y se expresa en el interrogante acerca de cómo pescar en la pecera ajena, cómo poder interpelar, justamente, más allá de la minoría intensa. En este sentido ha habido claramente un cambio de estética por el cual hasta se puede dejar de lado el atril por el escenario 360° como se hizo en Arsenal, y se pueden abandonar los grandes discursos en pos de los microrelatos. El diagnóstico, según se observa, es que si se quiere ir más allá de la minoría intensa, el discurso épico y la ideología no parecen un buen camino y para eso hay que centrarse en las pequeñas historias de vida. En todo caso, si ya no es posible comprometer a un sector de la ciudadanía con la política o con un liderazgo (nótese que Cristina no llamó a votar por ella sino en defensa propia y por uno mismo), al menos que se identifiquen con la historia del ciudadano común que es “como uno”.

En lo que respecta a la identidad kirchnerista quedará para otra ocasión analizar una nueva mutación hacia posiciones que, según la temática, oscilan entre la socialdemocracia y algunos coqueteos con el troskismo, especialmente de ciertos sectores de la militancia, tal como se pudo observar en los comentarios que circularon en las redes y en los periodistas afines al kirchnerismo tras la represión en Pepsico, como si no existiera un modo no troskista de mediar privilegiando a los trabajadores.    

              Vendrán semanas difíciles, y un gobierno volcado a responder las demandas de una minoría intensa que va radicalizando su conservadurismo, no puede más que generar preocupación. Es más, estoy tentado a decir que el gran interrogante respecto del futuro de la Argentina está en cuál es el costo que está dispuesto a pagar el oficialismo por satisfacer la demanda de esa minoría intensa que representa, especialmente, si el resultado de estas elecciones no es el que el oficialismo desea.  

*Dante Palma es profesor de Filosofía y Doctor en Ciencia Política. Sus últimos libros son El gobierno de los cínicos (2016) y Quinto poder (2014). Actualmente conduce No estoy solo en radio del Plata.

Diarios Argentinos móvil