Denuncian que el Gobierno venderá ARSAT a una empresa estadounidense

Sostienen que el Gobierno firmó una carta de intención para vender la empresa estatal de satélites a una compañía estadounidense, que se quedaría con el 51% de todo. Críticas de la comunidad científica y la oposición.

El Gobierno de Mauricio Macri habría aprobado en una carta de intención, firmada el 29 de junio, la venta de ARSAT a una compañía de Estados Unidos, la cual se quedará con "al menos" el 51% del ARSAT 3 y tendrá el poder de cambiarle el nombre a la empresa hasta ahora estatal. 

Según reveló el portal El Destape, la fusión entre la compañía norteamericana Hughes y la empresa estatal argentina, que tiene los derechos exclusivos para operar y comercializar los satélites de comunicaciones geostacionarios en un espacio orbital que le corresponde al país, fue aprobada "en secreto" por el director de ARSAT, Rodrigo de Loredo.

La venta viola la ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital, aprobada en 2015, que en su artículo 8 establece que no se pueden ceder los derechos del nuevo satélite ARSAT 3. Además, el artículo 10 aclara que, de realizarse cambios, deben ser aprobados por el Congreso. 

 A pesar de eso, el Gobierno cedió la producción y explotación del nuevo satélite a la compañía norteamericana, que también se quedará con el espacio orbital que le corresponde al país y cambiará el nombre de la empresa a "Newco".

Si bien en la elaboración del ARSAT 1 y 2 se utilizó un 30% de materiales argentinos, para los próximos se comprará en Estados Unidos.  Pero eso no es todo. También se entregó la jurisdicción para que Estados Unidos sea el país encargado de arbitrar en caso de litigio, como sucedió con los fondos buitres.  

Con el lanzamiento del ARSAT 1, Argentina se convirtió en el segundo país americano en fabricar satélites geoestacionarios de telecomunicaciones, después de Estados Unidos. Sin embargo, la empresa de capitales estatales quedará ahora en manos de la empresa Hughes. 

Los primeros en salir a cuestionar la presunta privatización fueron el precandidato a segundo senador nacional por Unidad Ciudadana, Jorge Taiana, y el precandidato a diputado por el mismo espacio, Daniel Scioli, quienes llamaron al Congreso a "impedirlo" antes del 31 de agosto, cuando se realizaría el lanzamiento.

"Todo el mundo sabe la importancia de las telecomunicaciones y en el mismo acto que privatizamos también estamos deshaciendo el Ministerio para que no queden rastros del crimen, porque se lo estamos dejando al mercado", denunció el excanciller Taiana.

"Es un hecho que es bochornoso, y decir antes del 31 de agosto tiene que estar terminado. No se explica por qué hay que darle el 51 por ciento a la empresa. Es bastante escandaloso, es bueno que haya salido a la luz. Hay una buena oportunidad de impedirlo, por la propia ley no se puede hacer lo que están haciendo", agregó en diálogo con Radio 10.

Scioli, por su parte, expresó su "preocupación" y llamó a "tomar conciencia colectiva del logro" que significó ARSAT. "Tira por la borda el privilegio en la ciencia mundial, son de tecnología avanzada (los ARSAT), permite a científicos acceder a información de cambios climáticos y a señal digital en zonas que antes no tenían", señaló.

"Estados Unidos no entregaría la NASA a una empresa extranjera"

Diego Hurtado, director del Centro de Estudios de la Ciencia y la Técnica de la UNSAM, cuestionó la posible privatización de ARSAT y sostuvo, a modo de ejemplo, que "Estados Unidos no entregaría la NASA a una empresa extranjera".

"Se desvirtúa todo el proyecto para que la Argentina pudiera poner en marcha un nuevo sector de la economía de alto valor agregado, que es por un lado la construcción de los satélites pero también tener la soberanía de dominar y tener el poder de decisión sobre el negocio de las comunicaciones satelitales", indicó el especialista.

Y concluyó: "Estados Unidos no entregaría la NASA a una empresa extranjera. Sería impensado que Alemania, Francia, EE. UU., Japón o China entregaran las comunicaciones satelitales a una empresa de otro país. Sería un escándalo".

Diarios Argentinos móvil